El problema agente-estructura en la teoría de las relaciones internacionales

Uno de los principales objetivos de Wight al repensar el problema-agente estructura (desde su interpretación del realismo crítico de Bhaskar) es poder distinguir con mayor rigor, dentro de la literatura teórica y meta-teórica de las relaciones internacionales, entre cuestiones ontológicas, epistemológicas y metodológicas.

El punto de partida es la teoría de Waltz, a partir de la cual se discuten los alcances y límites del teorizar que se quiera considerar como estructural. Dessler (como vimos aquí) va a defender un modelo transformacional en lugar de uno posicional. Wendt también va a defender una aproximación estructural divergente de la Waltz. Lo que Dessler y Wendt comparten en sus interpretaciones sobre Waltz es el atribuirle una ontología individualista, donde el Estado es la unidad ontológica fundamental. Hollis y Smith, por su parte, sí defenderán el estatuto estructuralista de la teoría de Waltz (la discrepancia entre ellos puede revisarse en los artículos que los autores escribieron en la revista Review of Internationals Studies, volumen 17, número 4 de 1991). Frente a esta polémica, Wight va a considerar que la discrepancia fundamental radica en la interpretación que los diferentes autores están haciendo sobre el problema agente-estructura. Mientras que Wendt (y Dessler) piensan este problema en términos ontológicos, Hollis y Smiths lo piensan en términos metodológicos. Desde esta perspectiva, en tanto que Waltz busca explicar ciertos efectos vía la estructura del sistema internacional, su teoría puede ser considerada como un estructuralismo metodológico. Sin embargo, en términos ontológicos, es posible pensar que existen compromisos individualistas, por cuanto que la unidad del sistema es el Estado y es a partir de la interacción de estos que emerge el propio sistema. Para Wendt el tomar  al Estado como algo dado (una unidad primitiva) es algo problemático en Waltz, ya que es ontológicamente reduccionista (una crítica que inicia Richard Ashley) y ello imposibilita una teoría social del Estado. Waltz puede responder a esta crítica diciendo su teoría es metodológicamente estructuralista y que los Estados son pensados como agentes racionales y unitarios, pero solamente porque son supuestos teóricos que deben evaluarse por su poder explicativo y no porque la realidad efectivamente tenga que ser así (instrumentalismo científico).

Wight está de acuerdo con Wendt en que el problema agente-estructura es fundamentalmente ontológico (y por ello presupuesto en consideraciones epistemológicas y metodológicas posteriores) y que, si bien es posible enfocarse en desarrollar explicaciones del tipo X explica a Y (cuestiones metodológicas), ello inevitablemente supone tener algún tipo de noción, más o menos explícita, sobre lo que X e Y son (cuestiones ontológicas). Sin embargo, rechaza la visión que tiene éste sobre Waltz. Esto se debe a que Wendt tiene una única manera (extrema) de concebir el teorizar estructural (ontológica) y por eso es que Waltz no entraría en esa categoría. Wendt considera que para Waltz la estructura del sistema internacional puede ser reducida a los Estados, fuera de sostener que las capacidades de los Estados son también propiedades individuales. Sin embargo, Waltz sostiene que la distribución de capacidades de los Estados es algo relacional y, por ende, solamente tiene sentido al interior de una estructura. A su vez, la estructura en Waltz explica ciertos fenómenos del comportamiento de los Estados y por eso su teoría es estructuralista, aunque no lo sea en el sentido fuerte de afirmar que la estructura genera todo comportamiento y toda propiedad de las unidades estatales. Pero además Waltz no es reduccionista porque las unidades estatales en su interacción generan la emergencia de la estructura del sistema internacional, la cual luego cobra cierta independencia y, por eso mismo, puede tener efectos sobre las propias unidades constituyentes de dicha estructura. El debate aquí es si la emergencia de la estructura vía la interacción de las unidades debe ser considerado como un gesto ontológicamente reduccionista (algo que, por ejemplo, Ashley y Dessler sí afirman). Wight cuestiona esas lecturas de Waltz porque no distinguen entre prioridad ontológica y prioridad explicativa. Waltz es ambivalente sobre el estatuto ontológico de la estructura, pero sí es claro en el hecho de ser un estructuralista metodológico para explicar ciertos efectos en el sistema internacional (como mínimo, si la emergencia de la estructura vía la interacción de las unidades no es hecha en términos ontológicos, por lo menos puede ser interpretada en términos lógicos). De hecho, incluso rechazar la emergencia de la estructura desde la interacción de las unidades plantea una visión extraña donde no queda claro de dónde podría surgir la estructura (es como rechazar que la estructura social no emerge de los agentes, cuando son justamente los agentes la condición de posibilidad de la estructura social: sin agentes no hay estructura).

Una consecuencia importante de pensar ontológicamente el problema agente-estructura es que la pregunta por qué causa qué no se resuelve ontológicamente, sino empíricamente. Y dicho conocimiento será considerado mejor o peor de acuerdo a consideraciones metodológicas y epistemológicas. La cuestión ontológica, sin embargo, es importante porque es la que enmarca el problema mismo. No tiene sentido preguntar si las estructuras causaron algo y no los agentes, o si lo hicieron en una proporción mayor a los agentes, si es que uno no cree que las estructuras existen (individualismo ontológico).

Otra cuestión vinculada al problema agente-estructura en IR es si es que dicho problema es equivalente a lo que en la disciplina es llamado, desde David Singer y Kenneth Waltz, “niveles de análisis”, y lo que es llamado “el problema micro-macro”. El nivel de análisis puede ser distinguido de la unidad de análisis, en tanto que lo primero es lo que explica lo segundo. Por su parte, el problema micro-macro tiene que ver con la distinción entre análisis de interacción “cara a cara”  y análisis de “procesos impersonales”. Entonces, podemos tener análisis micro o macro, en diferentes niveles de análisis para explicar determinadas unidades de análisis. En todos estos casos Wight considera que es necesario afirmar, no solamente que el problema agente-estructura es algo diferente, sino que es algo ontológicamente fundante y previo a los otros elementos. Solamente a partir de una determinada solución ontológica a dicho problema es que ciertas unidades de análisis, niveles de análisis y ámbitos micro y macro son posibles. El otro aporte de Wight consiste en defender que en cada nivel de análisis que se proponga (como el clásico internacional/ Estado nación/ burocracia) se encontraran ciertas estructuras y agentes, donde algunos niveles emergen del anterior y donde dichos niveles interactúan entre sí, admitiendo la posibilidad que un nivel pueda afectar a otro. Cuál nivel afecta a cuál y de qué forma es algo que debe resolverse empíricamente en cada caso, dependiendo de la pregunta concreta de investigación y no de una decisión puramente teórica sobre qué cosa sería más importante siempre a priori. Las estructuras no pueden desvincularse de los agentes, pues son ellos quienes reproducen las estructuras. Pero los agentes ya-siempre se encuentran inmersos en estructuras que heredan, así como por creencias que dirigen las posibilidades de su actuar. Clarificar estas distinciones es importante para Wight porque si son colapsadas, el resultado sería pensar que lo estructural es solamente relevante para investigar lo macro. En lugar de esto, tanto enfocándose uno en lo micro como en lo macro, es posible encontrar agentes y estructuras.

Para Wight, entonces, es vía compromisos ontológicos que uno deriva de la solución que acepta frente al problema agente-estructura, que pueden derivarse los compromisos metodológicos más adecuados para investigar empíricamente dichas entidades.


4 responses to “El problema agente-estructura en la teoría de las relaciones internacionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: