Los dominantes dominados

Ya que siempre de cuando en cuando en la deplorable esfera pública aparece el término “caviar” al que ya se ha dedicado algo de tiempo aquí, importa disolver el misterio vía la teoría social de Bourdieu.

Los intelectuales son en cuanto detentores del capital cultural, una fracción (dominada) de la clase dominante.

Lo que parece un misterio y una antinomia (¿cómo es posible gente con dinero y “bien formada” puede ser progresista y sentirse cercana a gente lejana económica y culturalmente?) se resuelve distinguiendo entre los diferentes tipos de capital. Lo hay en el campo intelectual es una gradación con múltiples combinaciones de capital económico, social y cultural. La condición más importante es la cultural, pero las otras son recurrentes también.

De esta forma, el intelectual progresista puede ser considerado traidor de la derecha, más traidor mientras más capital económico y social tenga en común (apellido, amigos, instituciones en las que estudió, clubes a los que pertenece, etc.), y podrá considerarse a sí mismo como cercano a las clases más dominadas, debido a que él padece dominación dentro de su clase. Un dominado de la clase dominante que se quiere cerca de los dominados. Para los otros, un dominante equivocado que traiciona sus intereses originarios, pero que finalmente persigue y posiciona intereses también económicos, lo cual hace de él una falsa consciencia moral. Su error es pensar que no hay intereses económicos en su accionar cultural.

Mientras uno tenga mayor cercanía en todos estos elementos (capital económico, social y cultural) más clara será la traición desde los dominantes. Pero quien no tenga mucho capital económico y social en común, no por eso deja de ocupar esta posición. Su capital cultural lo hace perteneciente a los grupos dominantes (movilidad social vía capital cultural), solamente que en la última escala del grupo (incluso al punto de ser potencialmente discriminado por muchos más grupos… ¡un intelectual progre misio!). Y en un país donde las capas de desigualdad suelen superponerse, es esperable que tal intelectualidad progresista se asemeje en mucho a los pares de la élite de derecha (socialización y habitus, en muchos casos bastante comunes).

Entonces fuera de si la categoría es científica o rigurosa, lo cual aquí es irrelevante, lo que permite es señalarse con esta trivial discusión de dimes y diretes es una dislocación irresoluble: los mecanismos estructurales de reproducción social que generan en este grupo una fractura. Entonces la antimonia se resuelve diciendo que lo que se dice por ambos lados es cierto, pero para hacerlo consistente es necesario distinguir entre diversos tipos de capitales. Solamente con reduccionismo economicista, de izquierda o de derecha, es que el misterio metafísico dogmático aparece.


2 responses to “Los dominantes dominados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: