El fin de la revolución

No se sabe muy bien cuándo o cómo fue, pero en cierto momento los seres humanos lograron hacer la revolución. Socializaron la producción, abolieron las instituciones burguesas y emanciparon a la humanidad de la explotación y la división de clases. El desarrollo de las fuerzas productivas, así como de la ciencia y de la tecnología, generaron una superior tecnocracia que pudo permitir a la humanidad, en su conjunto, pasar de la dominación de los hombres a la administración de las cosas. Los sistemas permitían dar a cada quien según su necesidad, exigiendo a cambio lo que eran capaces de dar para la producción. Realmente podían hacer lo que querían en la mañana, en la tarde y en la noche sin ningún problema. Nunca había existido mayor plenitud en la historia humana. Sin embargo perecieron. Perecieron todos.

Hasta el momento hay tres hipótesis que se manejan como las más plausibles: (1) la tecnología habría generado seres sapientes no humanos que habrían sido explotados para mantener a una humanidad cada vez más ociosa y comunista. Estos seres se habrían organizado y habrían hecho una revolución en contra de los seres humanos para instaurar una verdadera sociedad comunista. Para ello, habrían tenido que eliminar a la humanidad en su conjunto. Una vez que se eliminó a la entidad que tenía fuerza de trabajo, la naturaleza (incluyendo esta tecnología sapiente) estaba protegida de cualquier alienación. (2) el crecimiento demográfico, la explotación de recursos y la imposibilidad de desarrollar tecnologías alternativas y maneras de remediar el daño a través de desarrollo sostenible, generaron el colapso de la producción y un estado de naturaleza hobbeseano que terminó con la mayor parte de la humanidad. La parte restante habría perecido poco después al no poder seguir produciendo medios de subsistencia y reproduciendo a la especie. Algo análogo también podría haber sucedido con (1). (3) El choque de un cuerpo celeste en la superficie terrestre pudo haber generado efectos mucho más devastadores que los señalados en (2), con efectos de extinción iguales o mayores.

En cualquier caso, al universo no pareció interesarle demasiado el fin de la revolución.

***

La pregunta que nos seguimos haciendo, a veces a modo de joda, es ¿Qué hacían los comunistas con los seres humanos que no deseaban la emancipación? ¿Qué hacían con los seres humanos que sí disfrutaban de explotar y dominar a otros? No estamos muy seguros. y la evidencia arqueológica no es todavía suficiente.

¿Y qué pasa si a alguien no le interesa la emancipación? ¿Cómo lo obligarán a ser un emancipado (en una sociedad sin Estado, ni coerción)? ¿O son herederos de sócrates y creen que nadie está en contra de la emancipación a sabiendas?


3 responses to “El fin de la revolución

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: