Algunas consideraciones sobre el perfeccionismo

Eduardo escribió un breve post, hace unos días, donde presentaba algunas ideas en relación a la cuestión del perfeccionismo. Es importante pensar en qué medida dicha situación es inherente a la filosofía o a la vida académica. En todo caso, la tesis que presenta Eduardo (sobre todo, a partir de la lectura de textos ajenos a un canon filosófico estándar) es “simple”: es mejor hacer algo que no hacer nada.

Esto apunta específicamente a la parálisis de la indecisión que puede venir del hecho de tener tanta información que evaluar para tomar una decisión correcta, que terminamos por no tomar ninguna como una salida más reconfortante. Viene, también, del hecho – y aquí lo filosófico – de pretender tener soluciones completas, acabadas, impenetrables, antes de afirmar cualquier cosa o tomar cualquier decisión. Algo que es tan difícil de hacer que solemos preferir no hacer nada, porque la posibilidad de acercarnos a este final absoluto es tan lejana.

Esto es muy importante: querer tener toda la información posible para tomar la mejor decisión posible, al ser algo inviable, podría terminar incentivando la “abstención” de la decisión. Si bien estas reflexiones están tomadas de un campo, digamos, más “práctico/ lucrativo” (recuerden los libros que motivaron a Eduardo a escribir sobre esto: The Personal MBA de Josh Kaufman, I Will Teach You To Be Rich, The Intelligent Investor de Benjamin Graham y Making Things Happen de Scott Berkun), es interesante pensarlas para el campo filosófico y académico. Y esta importación de lógicas o categorías no debe pensarse como mera imposición de carácter reduccionista. En realidad, la idea es hacer alguna apropiación más de tipo “analógica” que pueda ayudar a echar luces sobre las cuestiones, pero desde nuevas perspectivas o aproximaciones.

Uno de mis ejemplos favoritos de esto es el término “afinidad electiva”. Dicha expresión es usada por Max Weber en su clásico La ética protestante y el espíritu del capitalismo para pensar la relación posible entre el capitalismo y el protestantismo. Dicho término ha sido usado luego en las ciencias sociales para hablar de relaciones que no sean tan rígidas o deterministas. Sin embargo, dicho término no fue inventado por Weber: fue “importado” de una obra de Goethe llamada Las afinidades electivas. La novela tenía por tema el adulterio entre parejas y Goethe no inventó dicha expresión, sino que la importó de la ciencia, del estudio de las relaciones entre los átomos. El punto de todo este ejemplo es pensar que dicha idea (“es mejor hacer algo que no hacer nada”) puede pensarse análogamente para campos diferentes.

En lugar de pensar que el impasse radica en no tener toda la información posible para tener una decisión totalmente racional (en sentido económico) o estratégica, en el caso académico y filosófico, que es el que nos interesa, el problema podría tener que ver con el tema de la publicación. Un riesgo análogo a no tomar decisiones estratégicas sería no publicar nunca debido a que uno nunca encuentra que lo que ha hecho está totalmente “listo”, “perfecto”, “acabado”. Creo que aquí hay tres cuestiones diferentes que podrían ser materia de reflexión ulterior:

1. El gran Otro” y el “lector ideal” que puede interiorizar el estudiante para nunca sentirse listo para publicar algo o dar conferencias o ponencias. Se trata de la imposibilidad de “exponerse” o “hacerse público” (esto lo tomé de un extraordinario post de Bryant sobre la escritura).

2.  La relación entre las ideas y la escritura, me refiero básicamente cómo es que se piensa el proceso de generación de ideas novedosas, cretaivas, etc. Muchas veces, aunque ontológica y epistemológicamente el estudiante sabe “en su cabeza” que la diferenciación tajante entre estas puede ser cuestionable (“el lenguaje como mero medio para expresar pensamientos”), lo cierto es que puede terminar comportándose de esta manera al creer que primero tiene que tener las “ideas claras” para luego escribirlas.

3. La diferencia entre mediocridad y provisionalidad: no se trata de incentivar que no existan filtros o vallas para la reflexión. Se trata más bien de poder comprender que si decimos que “es mejor hacer algo que no hacer nada”, nos referimos esencialmente, en este campo, a hacer algo provisional y perfectible a nada (la abstinencia de la iluión ideológica de la perfección que está por venir). Esto lo menciona Eduardo hacia el final de su post.

La práctica filosófica nos exige siempre estándares sumamente rigurosos, y eso está muy bien. Pero a menudo son estándares tan rigurosos, que nos paraliza y nos impide la exploración, y no se trata de eso. Se trata de traducir eso en procesos iterativos, y en reconocer que ninguna palabra es la última palabra, sino que estamos continuamente reformulando nuestros propios argumentos. Incluso cuando hablamos con nosotros mismos.

Creo que blogear puede ser una posibilidad interesante frente a estas cuestiones. No creo que necesariamente sea la única o la mejor. Pero creo que puede ayudar bastante. Nos acostumbra a escribir, a discutir, a enlazar y a ir trabajando de manera provisional. Es lo que Eduardo expresa bajo la idea de pensar en un blog como si se tratase de un “laboratorio”. Dentro de las recomendaciones que se le podrían hacer a un estudiante de filosofía (Y la Guía de Eduardo es un primer intento excelente), considero que tener un blog y escribir seguido podría potenciar muchas cosas y rendir frutos.

Lo más interesante es que la versatilidad y flexbilidad de un medio como el blog permite que todo esté siempre “en progreso”.

(Volver a Filosofía, academia y nuevas tecnologías)

Anuncios

3 responses to “Algunas consideraciones sobre el perfeccionismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: