Manifiesto por el fin de la filosofía y la interdisciplinariedad

Ahora que ya he terminado, por el momento, esta especie de “saga” de posts, me precio apropiado hacer un posts donde en pongan los enlaces y se comenten brevemente. Consta de cinco partes que originalmente no tenían título. Los he tomado como si fuesen “parágrafos” y he hecho una breve síntesis, casi a modo de tesis o aforismo. Basta dar click al parágrafo correspondiente para ampliar lo dicho brevemente debajo de cada parágrafo.

***


§ 1.

El extremo academicismo como condición insuficente de un genuino pensar (a partir de Bryant). Ni teólogos, ni sacerdotes, no curadores de museos. Simplemente filósofos.

§ 2.

El extremo academicismo como potencial condición represora de la originalidad o del cuestionamiento de la tradición de la cual uno se reclama heredero (a partir de Bryant y Gratton). Queremos filósofos con influencias, no con iglesias o sectas.

§ 3.

El problema de la producción intelectual, teniendo como punto de partida la situación problemática del extremo academicismo (a partir de Harman). El filósofo no debe tenerle miedo al fracaso, sino más bien al éxito.No basta leer todo el día. Es necesario escribir, dar conferencias, discutir y tener un estilo adecuado al medio, auditorio, contexto.

§ 4.

El extremo academicismo puede eliminar la posibilidad de verdaderos intercambios y encuentros que sean eriquecedores (a partir de León). No se trata de aparentar solemnidad o de asentir con la cabeza sin tener idea de qué se está diciendo. La posibilidad de grupos extra-académicos de lectura o discusión, así como las nuevas tecnologías y medios pueden, quizá, llenar ese vacío o falta propia de la institución académica existente.

§ 5.

Es imposible saberlo todo, pero es posible saber más que una sola cosa. Se puede buscar aprender de manera seria los asuntos sobre los que querramos reflexionar filosóficamente, sean estos, ciencia, política, arte, historia, cultura, sociedad, lenguaje etc. La formación plural posibilita un verdadero trabajo colectivo. Pensar nuestra época exige más de una persona y exige más de una disciplina. La filosofía necesita de las demás disciplinas y viceversa. Finalmente, se busca un compromiso que trascienda la academia. La academia es un pilar y primer paso necesario, pero no puede ser el último. El filósofo no debe abandonar la fidelidad a la undécima tesis sobre Feuerbach.

(Volver a Filosofía, academia y nuevas tecnologías)


18 responses to “Manifiesto por el fin de la filosofía y la interdisciplinariedad

  • Ricardo Milla

    Hola Daniel.

    Interesante recopilación.

    Veamos.

    No más consejeros de Reyes, menos intentar ser uno. “Sacerdotes sin jerarquía o artistas en la calle”, ese es (¿debería ser?) el filósofo de ahora, según Vattimo. No más ir fuera de la caverna. Vivir en las sombras.

    El problema del academicismo es cada vez más grave y se percibe con mayor claridad. Se hace, día a día, más latente la sentencia de Nietzsche: “No se puede buscar la verdad en la universidad”. El elitismo “platónico”, la jerarquerización estructural que hemos heredado del cristianismo, el imperialismo del profesor de filosofía es lo que ha llevado cada vez más a la filosofía a un trabajo de “especialistas”. Con esto no digo que no se deba leer, investigar, profundizar, ser rigurosos, especialistas, etc. A lo que voy: Olvidar que somos carne, que filosofamos hasta cuando no queremos, que la filosofía es fisiología: nace de nuestro cuerpo, con nuestro cuerpo, en nuestro cuerpo; no de-con-en la conciencia. Es tarea ahora de ver la urgencia de esa razón corporal y dejar de lado las “objetividades ideales” que no hacen más que llevarnos a esa torre de marfil a la cual nunca hubieramos accedido.

    “No basta con leer todo el día.” Así es. Es necesario vivir: Embriagarse: tomar arta chela; tener sexo; llorar; caminar, hacer deporte; hacer apología de la existencia; disfrutar de la carne; reirse, apasionarse; subversión; manejar bicicleta; ir al cine; gritar, saltar; pasear al perro. No basta con leer.

    A todo esto. ¿Has leído ese librito de Onfray “La potencia de existir”? Una posibilidad de una “universidad para todos”, aunque -como le dije a Alejandro- falta el “para nadie” de Zaratustra.

    Un abrazo,
    Ricardo.

  • more for Spanish-speakers « Object-Oriented Philosophy

    […] 14, 2010 Erich Luna in Peru on ACADEMICISM AND INTERDISCIPLINARITY. Posted by doctorzamalek Filed in Uncategorized Leave a Comment […]

  • Erich Luna

    Hola Ricardo

    Creo que estamos hablando de cosas diferentes. Tu diagnóstico cliché de la represión sexual y corporal, culpa de Platón y denunciada por Nietzsche, es importante, pero no es a la que se refieren estos posts.

    El problema que abordo es más “modesto”: alude a la idea de que el quehacer académico extredamante especializado y sometido a grandes autores puede eliminar el contacto de la filosofía con otras disciplinas y con el mundo mismo.

    Sé que mi alusión a “mundo” implica también tus ejemplos. Sin embargo, yo tenía en mente problemas sociales y políticos importantes, no si es que el filósofo podía ser alguien “cool” o promiscuo.

    Mi comentario a que no basta leer pues, no alude a esas actividades extra-académicas que tu mencionas. Es más puntual: escribir, discutir, producir (las otras cosas que mencionas son medio obvias y creo que cualquier gran filósofo ha disfrutado de varias de ellas, lo otro es mero estereotipo).

    Finalmente, ni Alejandro ni yo entendemos tu alusión al juego con el subtítulo de Así habló Zaratustra.

    Saludos,
    Daniel

    p.d. Ya he hablado algo sobre los estilos que uno asume al escribir. Y si bien no defiendo que uno tenga que asumir el estilo hegemónico de la academia, no creo que sea tan provecho el estilo supuestamente “subversivo” con el que comentas. Me parece innecesariamente “rimbombante”. Son muchas frases vacías y “políticamente correctas” dentro de la crítica disidente, con lugares e imágenes comunes. Escribir como nietzscheano no te hace nietzscheano. Creer en Dios y escuchar misa en latín, pero andar diciendo que la filosofía se trata de “matar a Dios” me parece que solamente expresa una necesidad de querer atención injustificada y de caer en la “posería” que tanto denuncias.

    • Ricardo Milla

      Hola Daniel;

      Entiendo tu modestia. Los clichés son bonitos de vez en vez. Sé que no vas por ahí, pero creo que también ese “no basta con leer” puede llevar a esas apreciaciones, que no creo que estén presupuestas o que sean obvias para todos. Está el filósofo que se levanta a las 5.30 am y que lee todo el día sin descanso, para luego escribir, ir a dictar para dormir temprano, previa encamisada de fuerza por un gentil ayudante. Claro, también está el filósofo normal. El problema es que la idea difundida del “filósofo” -que “sabemos” que no es tal cual, pero por algo está- es de un loquito que está buscando verdades eternas. A eso iba mi comentario. Concuerdo con lo que dices plenamente con esto: “la idea de que el quehacer académico extredamante especializado y sometido a grandes autores puede eliminar el contacto de la filosofía con otras disciplinas y con el mundo mismo.” De esa idea, más o menos derivo, mi cliché “posmoderno”.

      Concuerdo contigo, además, que se ha ido dejando de lado esa triada tan importante para un filósofo: escribir, discutir, producir. Como hablaba hace un tiempo con Pepe Charlie, es como si nos estuvieran educando de una manera en la cual podamos escribir y publicar. Al parecer su sentir era similiar. Y -me parece- también con el tuyo. Quizá, incluso, sea algo propio de la “academia” actual… No lo sé. El factum es que pasa.

      Yo tampoco tengo ningún problema con la manera en que uno u otro escriba, sólo que en algunos me aburro profundamente y en otros me divierto mucho. Yo creo -de manera heterodoxa- en la fiesta del pensar, con resaca y todo. El estilo, que amablemente llamas “rimbombante”, es una forma de dar golpes -o martillazos, me da lo mismo parecer o no, ser o no nietzscheano- a las mentes que leen. Creo que una frase que genera resonancia vale más que estructuras lógicas que dan deducciones de verdades. Ojo: Hay lugares y lugares para escribir así. No creo que sea propio escribir así en una tesis. Claro. Por eso: Hay lugares y lugares. Ahora bien. No le veo a mis frases vacios o lugares comunes, pero no soy quien para autocriticarme. Quienes me leen fortuitamente, como tú, son quienes deben juzgar. Por ello, te agradezco tu gentil consejo y críticas. Las tengo en cuenta. Y bueno, el tema de la poseria… A ver. Somos poseros. Tomamos poses. Nuestras manias, la forma de hablar, etc. No nos daremos cuenta, pero el “resto” nos ve como poseros -digo, a los “filósofos”. No le veo nada de malo tener cierto grado de posería. Referente a mí, pues… Soy católico-tardicionalista-anarco-catocomunista-tradicionalista-mundano-etc. Esas mezclas creo que ayudan a la confusión, algo de lo cual soy partidario en algunas ocasiones. Y sí, voy a misas en latín y proclamo la muerte de Dios. No le veo ninguna incoherencia a eso, tampoco es una forma de llamar la atención ni nada por el estilo. Me importa un comino si llamo la atención aquí o allá. Trato de ser y listo. ¿Conchudo? Pues, sí, a veces bastante, sin exagerar. Pero no, Daniel, no trato de ser posero con eso ni de llamar la atención. En fin. No es lugar para hablar de mis gustos místicos y mis lecturas débiles.

      El juego con el para todos y para nadie es algo que es básico en mi manera de ver el pensamiento. Ni una élite extrema -academicismo extremo que olvida el resto de los acontecimientos, ni una filosofía popular y accesible a todos. La filosofía se puede compartir, pero hay cierto nivel -“especialistas” lo llama VSR- en que la filosofía se guarda. Con Pepe Charlie hablaba también esto: Universidad abierta, sí, o sea, para todos, pero a la vez que se tenga en cuenta que no todos tienen ni las mimas capacidades ni los mismo intereses, o sea, para nadie. En parte es mi interpretación distorcionada de Heidegger y lo que piensa de esa frase del Zaratustra. (¿Se me acusara por distorcionar autores? Sigo el consejo de Víctor J.: No importa ser totalmente fiel al autor, sino pensar a partir de él, cosa que no significa no haberlo leído ni saber lo necesario sobre él.)

      Un abrazo.

  • Hernan Yamanaka

    Daniel:

    – He seguido con interés tu secuencia El fin de la filosofía y me parece un buen aporte a la reflexión sobre el qué/por qué del filosofar. Y sí: las nuevas tecnologías han hecho un inmenso favor al volverse vitrinas y carreteras para la filosofía. Vivimos un tiempo fascinante.

    – No me las quiero dar de traductor o de exégeta- actividades desmesuradas para la nota que comentaré -pero me parece que en sus referencias fisiológicas Milla habla de estar enraizado en la realidad antes de filosofar: “Primun vivere (o “manducare”, que lo hace más sensual), deinde philosophari”, según Hobbes. Sin embargo, el listado de conductas “vitales” que propone me parece innecesario y medio pueril.

    Saludos.

    Hernán.

    • Ricardo Milla

      Hola Hernán.

      Parece que últimamente cuando te refieres a mí lo haces con una lejanía que no es típica para un trato con quien has invitado varias veces a tu hogar a almorzar. En fin. Te pido que no seas tan parco pues😉

      ¿Innecesario? ¿Pueril? Sí, sí. ¡Qué importa! No se trata de necesariedad o de seriedad todo el tiempo. Eso es simplemente seguir la línea de Hegel y de su Lógica: Vetar a Diógenes de ser filósofo. ¿No tiene la gente sexo, no depone, no eructa, no suda, no tiene cuerpo, no tiene perro, acaso muchas personas no viven así? ¿Es eso imponer al resto la forma en cómo uno vive -respondiendo de taquito a Daniel? ¿Yo vivo según todo ese listado? No es lugar para hacer conjeturas de si paseo a un perro o si tengo mucho o poco sexo. Bueno, sí, orino, sudo, estornudo, voy al cine. No moto bicicleta, hace mucho tiempo, es una pena. Pero, y esto ¿qué tiene que ver? Creo que los que caen en innecesariedad y puerilidad eres tú Hernán. Me parece, a mi humilde y humano juicio.

      Un abrazo,
      Ricardo.

      PD. Desde febrero que vivo bastante cerca a tu casa… Cuándo un almuerzo informal y pueril?

  • Hernan Yamanaka

    Una duda, producto de mi despiste: ¿el autor es Erich Luna o Daniel? ¿Daniel es otro nombre de Erich? Gracias por la aclaración.

  • Erich Luna

    Hola Hernan

    Mi primer nombre es Erich y mi segundo nombre es Daniel. Algunos me llaman por mi primer nombre y algunos por el segundo.

    Concuerdo, en líneas generales, con tu comentario. Sin embargo, yo no busqué entrar en ese problema de manera directa y explícita. Busqué ver los problemas que podían generarse en la academia y ver cuestiones alternativas que podrían complementar esos problemas. Por eso hablé de medios alternativos de expresión y producción, además de una buena formación que comprende más que la historia de la filosofía.

    No entré en ese diagnóstico de tipo “vitalista” porque creo que es medio obvio ahora. De hecho, la crítica que busca reivindicar la corporalidad es lugar común ahora y creo que en la academia ello está bastante presente desde, por ejemplo, Nietzsche.

    Concuerdo con que los ejemplos de Ricardo son “curiosos”. Nietzscheanamente (hago la referencia porque nuestro interlocutor es un católico conservador posmetafísico y nietzscheano -lo que sea que ello signifique) podríamos leer entre líneas sus amables sugerencia y constatar que, “curiosamente”, se deben tratar de las actividades que el propio Ricardo realiza, o que por lo menos promueve. Un filósofo más que busca promover (o imponer) la manera en la que vive a los demás.

    Yo he sido más moderado en mi quinto post: mostré el camino que había recorrido, camino que hasta el momento defiendo y promuevo. Sin embargo, no creo que sea el único. Creo que hay más posibilidades. Lo que hice fue hablar de las que tengo alguna idea.

    Saludos,
    Erich

    • Ricardo Milla

      Hey Daniel.

      De nuevo. ¿Por qué las conjeturas? No trato de avalar ni imponer ni cualquier acto metafísico semejante con mi vida. Mi vida es mía y punto. No le ando contanto a la gente que hago. Sólo digo en mi blog que tengo mi divertida vida posmoderna. Lo que le dije a Hernán aclara un poco más esto. Repito: No se trata hablar acá de mis sudores, mi fluidos o mis montadas en skate. No. Eso es volver a caer en el juego de centrar en la persona y no en las ideas. Yo en ningún momento he dicho: yo hago esto o aquello, sino: pucha esto es chévere y se podría pensar y ampliar en la línea que dices acerca del sólo leer no basta. Lo filosofía nace de la calle, como diría Miguel Giusti. La calle lo es todo nuestro mundo: El lugar donde habitamos.

      Yo no sólo no digo que lo que yo proponga sea el único camino, sino que no propongo nada a la manera en como haces, sino, otra vez: pucha, mira esto en verdad es bacán, puede ser un motor para pensar y discutir y publicar. ¿Por qué no? ¿Por qué sí pues? Pues, el porqué sí es más claro, creo.

      Algo más. Referente a la forma “nietzscheana con el martillo” de escribir… Bueno, no soy quien para juzgarme, pero como me dijo alguna vez Alejandro: “Tu blog me gusta porque ahí no hay razones, sino golpes”, algo así me dijo, tampoco me acuerdo tal cuallll todo… Filosofía pop, pues, Daniel. Un Zizek calato en una cama hablando de qué es la filosofía y gritando “los filósofos no son unos loquitos!!!”

      Un abrazo.

      Un gusto siempre conversar contigo, aunque siempre siento que eres más “cariñoso” en persona que en tu blog.

      RM

      • Ricardo Milla

        Y además, ¿qué si yo hiciera todo eso? De ahí no se siga que lo quiera proponer-imponer a todos. Nada de universalismos, sino formas asintóticas (¡relativas!) para acercanos a la “verdad”.

        Ah! Algo más. Sí, no sé que será esa mezcla, pero eso sí: no soy conservador. Nietzscheano, posmoderno, etc., no lo sé aún. Me falta mi hapax filosófico a lo León. La cuestión es que usar etiquetas, cuando tratamos de ser “serios”, está de más, al menos en relación a los interlocutores… Burlarnos de los filósofos, o de quien sea, especialmente de los muertes, es válido, a mi modesta opinión. Como llamar, junto con Onfray, estúpido a Hegel…😉

        Ahora sí me voy, sino no despertaré para ver el partido de Argentina… Voy a domir poco. De pensarlo no más sufro horriblemente. Y bueno… Sí pues, en parte es obvio lo que digo… siendo coherente con mi egocentrismo narcista, soy como Descartes que se levantaba tarde o como Wittgenstein que iba al cine luego de clases.

        Chao.

  • Geviert-Kreis

    Hola Erich:

    he estado leyendo tus posts sobre este interesante tema. Ojalá que genere un debate como aquel del Opus, que estuvo muy bueno y numeroso de comentarios. Muchos temas, muchas buenas preguntas y respuestas, más de una buena intuición, siempre algún tono subido y más de un sordo. Hay que repetir esa buena lógica en este post. El tema lo merita.

    Te comparto algunas impresiones. He leído tus posts en el doble sentido que tu título, tu argumentación y tu crítica dejan al lector: El fin de la filosofía como la pregunta sobre su sentido, objetivo, motivo. El fin como su obsolescencia, su decadencia. No responder a lo primero contribuye a lo segundo. Quedarse en lo segundo termina en la coquetería del nihilismo pseudo-nietzscheano, típico de la vanidad y del ocio. Partir de ambos problemas es inevitable. Trataré de ser poco dóxico (las opiniones van y vienen, tus preguntas meritan más), más bien frontal y propositivo (la sordera aumenta, sobre todo cuando el tema es “abstracto” y “no tiene que ver con uno mismo”).

    Sobre §1:

    Sin duda una filosofía como ejercicio de “historia intelectual” sobre autores, es una buena miseria que muchas veces se tolera demasiado. En términos prácticos, yo propondría en este punto la selectividad como solución. Acá en Europa, por ejemplo, he visto estudiantes que han sido largados de los exámenes orales cuando empezaban con el academicismo del tono erudito, la buena cita de autoridad y el manoseo bibliolatra del buen autor. Literalmente largados, ninguna tolerancia. Dirás que es una falta de tolerancia y “pluralismo”. Yo diría ponerle límites al laxismo. Se olvida que toda esa generación de autores alemanes que tanto se ama y se respeta, aquellos autores que llenan vuestros departamentos de filosofía y arman “escuelas” por acá y allá, es una generación de Guerra, miseria y devoción en la necesidad. Si se los toma por maestros, se los tomará completamente, no a la medida de propio laxismo. La necesidad ayuda a pensar con propiedad y sobre todo, en modo rápido, certero. Sin conciencia de la necesidad, el pensar se vuelve en la astucia del filósofo-vago que respeta sólo a su protector y a quien lo alimenta. Si el filósofo debe ser un “artista de la calle” como escribe Vattimo, entonces hay que largarlo y ponerlo en la calle, a mendigar verdad. Ya tenemos suficientes payasos de profesión, que saben bien el arte de hacer de reir (la Risa es un misterio espartano), nada más aburrido que payasos sin convicción ni profesión, peor aún, si filósofos de la calle.

    La lógica detrás de esta severidad es la siguente: 1) confrontarse con una pregunta bien puesta (no con un autor), 2) proponer un método explícito (no ociosa ideografía o vanidosa doxografía que para eso está la cafeteria y el periódico), 3) intentar una respuesta posible, que es ya otra pregunta. El cuarto ausente de esta tríade es el lugar (ya retomo este punto importante).

    Los clásicos y la tradición te ayudan a comprender la pregunta e intentar una respuesta. Condición necesaria, pero no suficiente, puesto que será siempre TU pregunta (desde el momento que pretendes comprenderla y ponertela) y TU respuesta (desde el momento que pretendes medirte con ella y dialogar con las respuestas que otros han dado de ella). Subrayo esto porque tal “circulo hermenéutico” está relacionado con el presente puntual, el tuyo, el nuestro. En el presente puntual ninguna garantía es posible: “La originalidad y la profundidad requieren del conocimiento de la tradición, pero un conocimiento erudito de la tradición no garantiza nada”. En la necesidad no hay garantía alguna. Quien se arrima ociosamente a un autor (favorito) por suma pasión sin (al menos) afrontar, CON EL, su pregunta, se arrima por auto-compasión al calor paternal de un cadaver ausente. Si tal autor es un autor del pasado, peor aún.

    retomo el resto,
    saludos, Giovanni

  • Robinson

    Yo doy mi voto de fe.

    Posdata.- Disculpen que no sea un comentario extenso y sobre todo analitico, como yo quisiera.

  • Ricardo Milla

    Era Chile… tanto academicismo me hace perder la noción del tiempo… He dormido tres horas y ahora sí no sé cómo haré para despertarme para ver a Argentina. Hoy sufrí con el partido de España….

    Sólo eso. La errata.

  • Hacia la crítica del correlacionismo « Vacío

    […] del realismo especulativo en español. Sin embargo, queriendo ser fiel a lo desarrollado en el Manifiesto, no pretende hacer un mero “comentario” al texto. La idea es poder comprender las ideas […]

  • Narcóticos híbridos « Vacío

    […] en la academia. Hablaré por la filosofía (y siendo fiel a la crítica y denuncia del Manifiesto): ¿Qué filósofo hace filosofía del arte sobre arte contemporáneo experimental? ¿Qué […]

  • 1 año en el Vacío: Ecce Bloggu o cómo se llega a ser un ¿Blogger? « Vacío

    […] « Manifiesto por el fin de la filosofía y la interdisciplinariedad Hacia la crítica del correlacionismo […]

  • 5 sueños dogmáticos en los que un estudiante de filosofía no debe caer « Vacío

    […] 5. Conocer y trabajar en cosas no directamente filosóficas puede ser esencial para la filosofía: Muchas veces el estudiante de filosofía puede tener una visión muy academicista de la filosofía. Puede llegar a pensar que solamente debe leer filosofía y enseñar filosofía y que “alejarse” de ese camino es el “fracaso”, es no haber sido un verdadero filósofo, un pensador “puro”. No hay ningún filósofo que haya tenido “ideas valiosas” leyendo únicamente libros de filosofía. El ámbito laboral sí está más ligado a la universidad (de Kant en adelante), pero ello no quita que pueda redefinirse o complementarse. Leer y trabajar en otras cosas aumenta nuestra capacidad de vincular cosas (algo que mencionó Alejandro en su ponencia aludiendo a Deleuze y al pensamiento). Se trata de poder aprehender diferentes perspectivas y aproximaciones sobre las cosas, se trata de comprender cómo piensan otras disciplinas (Puede revisarse la relación entre la filosofía y la interdisciplinariedad, así como cinco posts previos sobre el tema que reuní, de manera un tanto “huachafa” ,  en una especie de manifiesto). […]

  • Carlos Araujo

    Erich,

    Ao invés de um “malo portunhol”….

    § 1.

    O academicismo aqui encontra-se como um não lugar do pensamento.

    Academicismo pensado enquanto “modelagem”, contra o livre pensar: PENSAR do Latim PENSARE: Formar ideias, refletir; ter no espírito; aplicar curativo a uma ferida; medicar; opinião; ponderação…

    SIM ! o academicismo tornou-se masmorra, e nós queremos LIBERU, sem os grilhões da forma-pensamento-emoldurado;

    § 2.

    O “extremo academicismo” como Lugar-Estado, contra o sujeito que busca o LIBERU, incluindo pensar junto, coletivamente, ERRAR com. O academicismo é um “morto-vivo” ;

    § 4.

    O academicismo como lugar-Estado, institucionalizado pela razão de poder, contra o pensamento coletivo, a invenção e a reflexão imaginativa;

    Rigor Conceitual: Lugares de normas, um “dever ser” do pensamento, mediado pela institucionalidade (universidades, empresas, bancos..). O conceito domesticado, o exercício reflexivo emoldurado-circuitado.

    Mas também, rigor conceitual desde o lugar de quem conceitua: Sacerdotes, Deserto.

    Tiqqun: “
O deserto não pode crescer mais: está por todo o lado.”

    § 5.

    Linguagem exigida: Falsa objetividade, rigor “científico”. Outros tantos modos de extinguir o pensar. Pensar filosofia com todos os afetos de um “mundo sem mundo”(Badiou), buscando pensar aquilo que se queira.

    Tramar alianças contra o pensamento único e os Sacerdotes da Filosofia.

    Pensar o diverso, errando com alegria. Contra os Sacerdotes e o pensamento, pois “a polícia e a filosofia são dois meios convergentes, ainda que formalmente distintos”.

    Povoar o Deserto, da filosofia e do mundo.

    Abraços, desde o Brasil.

    PS: Excelente Blog e visitantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: