Pluralidad, utilidad y eficiencia (1): Introducción a Instituciones políticas de Josep M. Colomer

por Erich Luna

“Al elaborar un sistema de gobierno y fijar los diversos contrapesos y controles de la constitución, debe suponerse que todo hombre es un sinvergüenza y no tienen otro fin en sus acciones que el interés privado. Mediante este interés hemos de gobernarlo y, por medio de él, hacerle cooperar al bien público, a pesar de su insaciable avaricia y ambición”

David Hume[1]

El siguiente texto tiene como propósito presentar las tesis y argumentos principales del libro Instituciones políticas[2] de Josep M. Colomer, con el fin de mostrar sus alcances y pretensiones. No debe dejarse de mencionar que esta breve y esquemática presentación no tiene por objetivo dispensar de la lectura de este gran libro, sino de todo lo contrario: invitar a su lectura, reflexión y discusión.

***

La primera oración del libro sintetiza muy bien la tesis esencial de la obra de Colomer:

“Cuanto más complejas son las instituciones políticas, más estables y socialmente eficientes son los resultados” (13).

Complejidad significa aquí que hay múltiples ganadores. Las instituciones políticas deben ser entendidas como las reglas de juego y en el caso de Colomer, se abordan las reglas que determinan lo siguiente (dichas divisiones son las grandes divisiones del libro y, por ende, las grandes divisiones del presente ensayo):

  1. Quiénes pueden votar.
  2. Cómo se cuentan los votos.
  3. Qué se vota.

La eficiencia de la que habla Colomer es evaluada por la utilidad social. Dicha utilidad es una especie de agregación de las utilidades de los individuos, utilidades que obtienen cuando satisfacen sus preferencias individuales. Aquí puede verse la fuerte presencia de la tradición liberal: no se habla de bien común, sino que se toma como unidad una suma de intereses particulares. Entonces, y para ir englobando este primer punto, se va a tratar de sostener que las reglas de juego con múltiples ganadores y utilidad social deben ser consideradas como mejores. En pocas palabras, las democracias plurales son preferibles por razones de eficiencia.

Dado que el marco de análisis tiene como eje fundamental a las instituciones políticas, es necesario señalar lo que el propio Colomer sintetiza como el campo de influencia de éstas. Al respecto dice lo siguiente:

“Las instituciones proveen información, oportunidades, incentivos y restricciones tanto a los ciudadanos como a los líderes para la elección de ciertas estrategias y sólo cabe explicar los resultados colectivos a través de las decisiones estratégicas de los actores” (18).

Asimismo, debe quedar muy en claro que Colomer obtiene su concepto de utilidad social de la tradición utilitarista de Bentham. De lo que se trata es de satisfacer a la mayor cantidad de individuos, en lo que respecta a sus preferencias sobre diversos temas y cuestiones. Esto va de la mano con la idea de sufragio universal e igual, ya que ello implica que toda preferencia individual tiene el mismo valor para las decisiones colectivas. Por eso es que la utilidad social será mayor mientras más se acerque a la preferencia del votante mediano, mientras que será máxima si es que llega a coincidir plenamente.

Por eso es que la tesis de este libro sostiene que “los regímenes democráticos pluralistas basados en electorados complejos, reglas de votación inclusiva y división de poderes tienden a producir resultados socialmente eficientes” (27). De lo que se trata es de abordar tres cuestiones: (1) Grado de dispersión de las preferencias de los votantes, (2) la inclusividad de las reglas de votación y (3) Número de dimensiones de temas en elecciones. La tesis es pues, que mientras

“mayor es la proporción de ciudadanos con derecho de participación en un proceso político establemente institucionalizado, mayor es la utilidad que cabe obtener” (27).

***

[1] Esta cita es el epígrafe del último capítulo del libro. Lo cito al inicio del texto porque creo que expresa muy bien el espíritu para los diseños institucional de la democracia liberal plural que Colomer suscribe.

[2] Todas las citas corresponden a: Colomer, Josep, M., Instituciones políticas, Barcelona: Ariel, 2007. Se pondrá el número de página entre paréntesis al final de cada cita.

Anuncios