El problema de la tierra (2): colonización, despoblación y esclavitud

por Erich Luna

Mariátegui continua este tercer ensayo enfatizando que laestructura económica colonial no podía tener un buen resultado al implantarse sobre una economía como la indígena. El fundamento esencial de ello serà, para el amauta, el desconocimiento del valor fundamental para la economía que radica en el ser humano, frente a valorar mucho más a los tesoros de la  naturaleza (como el oro, por poner un ejemplo). El despoblamiento que trajó la conquista (y que ya se mencionó al final de último post) es el síntoma que mostraría claramente esa óptica para aproximarse a la realidad económico-social indígena.

La persecución y esclavizamiento de los indios deshacía velozmente un capital sunestimado en grado inversímil por los colonizadores: el capital humano. Los españoles se encontraron cadfa día más necesitados de brazos para la explotación y aprovechamiento de las riquezas conquistadas. Recurrieron entonces al sistema más antisocial y primitivo de colonización: el de la importación de esclavos (47).

A esto hay que agregar que el fuerte intereés por el oro y metales preciosos hizo que los españoles se dedicaran a desarrollar e impulsar la minería. Esto fue un cambio bastante importante, ya que el pueblo indígena habría sido tradicionalment un pueblo agrario. Más que siervo feudal, devino esclavo de la mina. El problema principal con los esclavos no radicaría, en lo esencial, en cuestiones raciales, como lo afirmarían de aluna manera autores como Javier Prado, sino que más bien de lo que se trata es de pensar a la esclavitud misma(el ser esclavo como tal) lo queconstituiría la repercusiñon más importante de la importación de esclavos para servir a las colonias.

La responsabilidad de que se puede acusar hoy al coloniaje, no es la de haber traído una raza inferior -éste era el reproche esencial de los sociólogos de hace medio siglo -, sino la de haber traído con los esclavos, la esclavitud, destinada a fracasar como medio de explotación y organización económicos de la colonia, a la vez que a reforzar un régimen fundado sólo en la conquista y en la fuerza (48).

Lo se habría instaurado en la metalidad de entonces sería la demanda de “brazos”, frente a una demanda de “hombres”. Las dificultades para instaurar relaciones sociales de produccón caracterizadas por trabajo asalariado acordado libremente es algo que la esclavitud ha impedido. Esto, al punto de importar culíes chinos cuando la esclavitud negra se vio abolida.

Después de esto, Mariátegui pasa a contrastar las diferencias que se dieron entre la colonización de América del Norte, frente a la colonización de América del sur. Dicha contraposición es importante porque aborda la cuestión del porqué del progreso y desarrollo económico del norte, frente al atraso respectivo en el sur. Apoyándose en Vasconcelos, lo central es prestar atencón a la generación de propietarios individuales libres que no tendrían que rendirle ningún tipo de tributo u obedencia a un monarca. Frente a este alabado pioneer, el conquistador español se presenta como un mero “buscador de tesoros” que no buscaba crear riqueza. Lo que buscaba era extraerla. De ahí que se haya dedicado, como ya hemos visto, a la minería. Salvo a los dominicos y a los jesuitas, Mariátegui no consiera que España hubiese mandado grupos que hubiesen generado núcleos de producción.

Una economía, una sociedad, son la obra de los que colonizan y vivifican la tierra: no de los que precariamente extraen los tesoros de su subsuelo (51).

Anuncios