16 responses to “Inclusión y justicia transicional (1)

  • Gonzalo Gamio

    Estimado Daniel:

    Muchas gracias por generosamente plantear la lectura crítica de mi libro. Esperaré cada entrada.

    Sólo una pequeña aclaración sobre Eduardo Hernando. Él representa sin duda a un sector intelectual contrario a la memoria y a los DDHH, pero no avaló el fujimorato. Fue el único “reaccionario” local que – a diferencia de Tudela y otros – se opuso a Fujimori. Por eso el matiz de la cita.

    Un abrazo,
    Gonzalo.

  • Erich Luna

    Hola Gonzalo
    Muchas gracias por comentar. Y antes de agradecerme por comentar tu libro yo soy el que debe agradecerte por generosamente haberlo escrito.

    Debo decir, realmente, que esa parte la he (sobre)interpretado por las características que señalabas, pero el nombre Eduardo Hernando no aparece.

    Lo que se dice es que, a grandes rasgos, la tesis “pro Fuerzas Armadas” fue respaldada por prensa amarilla (se menciona La Razón) y defendida por una clase intelectual conservadora. Como la referencia que hacías aludía a un texto tuyo, cuyo título era “¿Pensando peligrosamente? La teoría política reaccionaria y el mito del retorno del ‘Orden Natural'”, pensé que la primera parte del título aludía expresamente a Él por el título de su libro. Además, en tu blog utilizaste la misma expresión para discutir críticamente sus ideas:

    http://gonzalogamio.blogspot.com/2007/04/pensando-peligrosamente-crtica-de-la.html

    Esas fueron las razones que me llevaron a pensar que él representaría dicha posición. Mencionas a Tudela, y yo no digo que entre ellos no discrepen, pero en su propio libro Hernando Nieto le agradece bastante. En todo caso, en su momento le preguntaré su posición, ya que también he estado leyendo su libro. in embargo, me gustaría saber si es que, a partir de lo que has leído de él y discutido con él, podrías decirme la razón esencial que constituiría su rechazo a Fujimori, aunque no a la democracia, derechos humanos y ciertos elementos de la modernidad asociados a la ilustración y al liberalismo.

    Muchos saludos,

  • Gonzalo Gamio

    Hola Daniel:

    Claro, Hernando es un autor ultraconservador contrario a los DDHH. Él mismo ha señalado que estuvo contra Fujimori (señaló que no se trataba de un “dictador” – él se muestra favorable a una dictadura – sino un “tirano”).

    Sí, Hernando fue el único reaccionario criollo que no se subió al coche fujimorista. Está Tudela (a quien le debe mucho, según su introducción), Altuve y otros, muchos que brindaron un “soporte ideológico” de extrema derecha desde la prensa fujimontesinista).

    Un abrazo,
    Gonzalo.

  • Ricardo Milla

    Estimado Erich:

    Lo que dice Gamio, en rasgos generales, en sus comentarios es cierto.

    Eduardo Hernando Nieto es un filósofo peruano vivo que merece la pena leer más a fondo.

    También he comprado el libro de Gonzalo. Ya leí la intro y he ojeado el libro a totalidad. Leeré tus comentarios.
    Bueno, adquirí también el libro de Monteagudo y Tubino. Me servirá para mi tesis.

    Saludos,
    Ricardo.

  • Geviert-Kreis

    saludos Erich,

    Interesante que comentes el texto del Sr. Gamio, nos interesa saber qué se escribe sobre estos temas en LA. Un amigo del GK que se ocupa de terrorismo, transición democrática y DD.HH – no defensa, promoción cultural o difusión extra-jurídica de estos últimos precisamente, más bien soporte político, externo, de tipo técnico (ver DPP) a los cuerpos legislativos – me preguntó literatura peruana al respecto: leyendo tu post me diste una idea. ¿Será posible adquirir el texto en Europa? (tal vez exista alguna editorial española, tal vez sepas al respecto). De lo contrario, se podría ordenar a través de la biblioteca europea del IAI de Berlin, no es difícil. Otra idea sería una versión electrónica, siempre y cuando no vaya contra las expectativas comerciales del autor-editor. No poseyendo, entonces, la fuente, me limito a comentar tus comentarios (tal vez si haces citas estrictamente literales del texto, sería buena cosa para nosotros).

    Algunos breves comentarios:

    “Estos desafíos son propios de la Justicia transicional (por la idea de estar en una transición hacia una democracia constitucional)”.

    Me parece una frase incorrecta, si me permites la observación. No me es claro si es tuya la frase o estás citando( las comillas de WordPress son ambiguas). Fuera de esto, afirmo que la frase es incorrecta porque uds. ya poseen una constitución (la del 93), a menos que la hayan suspendido recientemente, no me consta. No hay, pues, me parece, ninguna transición hacia una democracia constitucional. Tal vez quieres referirte a un mayor consolidamiento de la misma en la forma del fortalecimiento del estado de derecho (que algunos llaman impropiamente en LA aumento de la “calidad democrática”). Una democracia constitucional, para que sea tal, se basa ya sobre el estado derecho (al menos formalmente) y ambos (forma de gobierno y régimen, al menos de tipo procedural), sobre una constitución (material) escrita, al menos en vuestro sistema. Si no hubiese ya una constitución al menos formal(por ejemplo un pacto, una reforma o un boceto de “ley fundamental” de transición), no existiría la justicia transicional (JT) como tal (que es un soporte jurídico post-conflicto generalmente).

    La JT es un soporte jurídico (y extra-jurídico: memoria, reconciliación, interculturalidad, etc, etc.) al interior de un preciso programa político-militar de cambio de régimen (llamado “liberalización política”). Como sabrás seguramente, existen cuatro formas simples de cambio: pacto, reforma, revolución o imposición. Honduras es un sub-caso del último tipo, por ejemplo (en jerga DPP, Honduras es un caso de “revolución electoral”).

    La JT es un soporte relativamente nuevo, inicia con la transición en Grecia precisamente, luego toma forma en los casos de Argentina (83), Chile (90), Sudáfrica (95), etc., aplicada sobre todo en la fase post-conflicto, de transición precisamente (de aquí el nombre), y abarca todo el proceso de consolidamiento democrático posterior de un régimen liberalizado según los programas relativos a los cuatro tipos de cambio mencionados. Las CVR (al plural) son unos de sus intrumentos característicos. Dentro de los programas político-militares de DPP (promoción y protección,ver post si te interesa), la JT es un instrumento, entre otros, de protección democrática (Democracy protection).

    Hago toda este comentario ilustrativo para afirmar por qué me parece incorrecta la cita. Siendo, por naturaleza, la JT un instrumento extra-jurídico también, es obvio que sea, desde el inicio, un instrumento polémico. Una perogrullada, si vemos bien, porque todos los programas político-militares de DPP son polémicos por naturaleza, dado que son formas de exportación de la poliarquía (Irak, por ejemplo). Personalmente la JT me parece un instrumento muy interesante de consolidamiento democrático, porque incluye muchos elementos “soft” de la constelación DD.HH.(cultura, lazos comunitarios, etc.), una novedad introducida por Reagan, como bien afirma Kunze. Estos elementos soft hace el trabajo de consenso post-conflicto más fácil (que no es para nada simple, cfr. East Timor, Ghana, Sierra Leone, ex-yugoslavia, etc.).

    Como repito, saludamos el texto del Sr. Gamio (nuestra felicitaciones) y esperamos poder leerlo y revisarlo, para poder fundamentar con más precisión nuestra crítica.

    Giovanni
    GK

    PS. La anécdota o extraña coincidencia que has notado y mencionas al inicio de tu post, se explica, creo yo, – me permita el Sr. Gamio repetírselo cordialmente y en modo críticamente constructivo, al menos para cambiar el tono del debate por el nuevo año -, al hecho que su argumentación, ya desde muchas de sus frases, tiene un alto grado de generalidad o abstracción discursiva, a veces emocional (“re-fundación de la república” por ejemplo). Se podrá objetar que tales formas generalizantes-incluyentes, fuertemente difusas, forman parte de toda argumentación filosófica, pero también paradojalmente, y aquí está precisamente tu sorpresa Erich, de la publicidad o el eslogan. Es un estilo que da tono al texto, halgo que saludamos sinceramente, pero que puede resultar para más de uno polemógeno, puesto que aumenta innecesariamente el mencionado potencial polémico del tema tratado (la JT).

    Mis saludos por las fiestas a todos uds.

  • Gonzalo Gamio

    Estimado Daniel:

    La frase no es mía, según recuerdo, si lo es el fragmento que citas luego (la relación conflictiva entre el fujimorato y su propia constitución del 93 merece especial atención – p.e., la ley de “interpretación auténtica”, etc. -, pero es un tema completamente aparte).

    La cita de la crisis no es “de sentido común”; la tomo de un proverbio chino, y de una reflexión sobre las conexiones entre el concepto de ‘krisis’ y de ‘kairós’ que ya constituían un tópico literario y filosófico en la Grecia clásica. No tiene que ver con algún slogan. Tiene que ver con el título del libro.

    Lo de la ‘refundación de la república’ está vinculado a la noción de reconciliación en el Informe de la CVR (véase los capítulos correspondientes en el IF). Tiene que ver con la tematización de las diferencias (género, cultura, etc.) y las desigualdades, que debilitan la idea de pacto social en la república (cfr. Los textos de Tito Castro y Neira sobre el “tejido despótico”).

    Seguimos conversando sobre el tema. Gracias a Giovanni por sus reflexiones.

    Un abrazo,
    Gonzalo.

  • Erich Luna

    Hola a todos
    Muchas gracias por participar Giovanni (también).

    Perdón si mi párrafo sobre la frase daba la impresión de ser una crítica o al algo así. De hecho nunca pretendió ser “seria” (era más una especie de “ocurrencia” para mi amigo Gonzalo :P). Lo tomé como un paréntesis. Yo sé a lo que te referías 🙂 (quizá en vez de postearlo, te lo hubiese dicho simplemente).

    Y es que lo más importante para mí, en lo que va de las pocas páginas que he revisado (y escrito) del primer ensayo, es la cita final donde se sintetiza una buena desmistificación de los “lugares comunes” de la oposición a la CVR, que buscan generar una polarización ideológica antagónica extrema que el Informe no tiene. Obviamente no quiero decir que el texto sea perfecto. Pienso que todo trabajo es perfectible. Sin embargo, creo que es necesario leerlo para tener una buena opinión fundada (en los “fenómenos” mismos, de acuerdo al espíritu de la máxima fenomenológica).

    Las aclaraciones que se han hecho sobre justicia trasicional están muy interesantes.

    Revisaré las referencias que haces al Informe Final más adelante. Me es muy incómodo leerlo en formato electrónico. Cuando la universidad abra de nuevo, iré a la biblioteca. No sé si haya planes de hacer alguna edición impresa asequible.

    Vuelvo a felicitarte por el libro.

    Seguimos discutiendo,

  • Ramsés Radi Hernández

    Dejo link sobre la justicia y la piedad en el diálogo de Platón “Eutifrón”. 2partes:

  • Erich Luna

    Hola Ramssés
    Muchas gracias por participar en el blog. Gracias por el video que nos has sugerido. En estos días me haré un tiempo para revisarlo y comentar al respecto.

    Muchos saludos,
    Erich

  • Giovanni

    una comentario al margen: muy interesante el debate que generó el post de Silvio Rendon sobre la CVR aparecido en el Comboclub y “rebotado” rápidamente en “el Correo”. Noto que la página web de los Combos ha cambiado format drásticamente, espero que sea una cuestión estética y no una disociación de la lista de los miembros, dada la advertencia. Siendo el estimado Gonzalo uno de los miembros, sería siempre interesante saber qué opina sobre el post a nivel del contenido obviamente. Uns post al respecto valdría la pena, creo yo. No leo reacciones, me sorprende. La polémica alrededor del autor y el director de Correo, el uso instrumental del post, por qué “rebotó” instrumentalmente en los diarios, no me interesa sinceramente. Un debate sobre el contenido del post, como debe ser, sería más constructivo, pienso. Digo todo esto no por aumentar el tono polémico, sino por la siguiente reflexión:

    Si el lector atento leyó mi comentario del 21.12.en este post de Erich (el post de Rendon es del 27.12), afirmé precisamente el tema de la colocación de las diferentes CVRs en los programas post-conflicto. Rendon comenta una (1) comparación determinada entre miles de este tipo que existen sobre estos temas, no lo hace al interior del contexto de los programas DPP, que son de tipo político-militar (tal vez los conozca, veo que cita siempre buenas fuentes). Un tema este (el de los programas DPP) al cual nos dedicamos desde hace mucho. El estimado Gonzalo criticó entonces esta perspectiva externa de política comparada internacional (PCI) como Realpolitik, “geopolítica” y se la obvió. El texto de P. Hayner no es muy diferente al método de la PCI. El tipo de comparación que hace Rendon con el material de la Cruz roja internacional sería más interesante a nivel de una comparación DPP, que maneja estadisticas militares. El debate me demuestra más bien – empezando por Correo – que se ignora o se calla deliberadamente sobre los programas político-militares post-conflicto y el rol que tienen las CVRs en ellos, entre otros instrumentos transicionales por el mundo. Al parecer vuestra opinión pública ignora completamente estos contextos, de lo contrario sería un debate corriente, sin “rebotes” instrumentales o sin disociaciones en masa. Ha bastado el post de un blog para generar todo ese debate. Un tema que en el extranjero es abierto y constructivo, no polémico y mucho menos un misterio.

    Personalmente pienso que las CVRs sean una buena cosa. Sus debilidades y potencialidades son de otro tipo (ya me doy el tiempo de dedicarle un post).La posición de sus críticos conservadores en el caso peruano es por lo general improvisada, pero no por la cientificidad del informe final en sí, como afirma Erich, que no es para nada el objetivo DPP del trabajo de una CVR, según mi experiencia. Jalarse los cabellos a favor o en contra del contenido del informe final, de su método estadístico o su hermenéutica (como veo en el debate), puede ser sin duda importante, pero no da en el clavo. En cualquier parte del mundo donde se ha introducido una CVR no se ha creado para hacer academia o hacer un aporte a las ciencias, sino para reforzar y consolidar el timing de un programa político-militar de transición democrática. En general, el contenido del debate me demuestra que ambos frentes ignoran (o velan) finalmente todo lo que está detrás del post de Rendon.

    saludos,
    Giovanni

  • Gonzalo Gamio

    Ya viene un post sobre el tema, estimado Giovanni.

    Saludos,
    Gonzalo.

  • Giovanni

    saludos,

    En realidad, ya me anticipé leyendo su punto de vista en el debate del Combo. Ya “saqué la línea” de su futuro post, digamos. Más bien me permita darle una sugerencia:

    El material de Hayner es un resumen comparativo en dos tablas. Tiene carácter meramente informativo, no hay una comparación en el sentido del método comparado que se usa en PCI (en efecto, me sorprende el polvo que ha levantado). Una comparación, sin embargo, es factible (e igual de legítima), tal vez a partir de los datos del informe final del OTI-USAID, donde también hay cifras de gastos y fondos de vuestra CVR:

    http://www.usaid.gov/our_work/cross-cutting_programs/transition_initiatives/country/peru/rptFinal.pdf

    Hay mucho más material para una comparación sobre CVRs y programas transicionales de este tipo en la base de datos del USIP.org (los datos militares están online en el “libro verde”, Greenbook).

    Mi sugerencia es, entonces, que tanto este tipo de comparaciones de carácter cuantitativo (estadístico), como el tipo que ud. propone en su comentario (2, o 3 casos en profundidad, comparando el contenido, alcances y los logros) son legítimos. No es, por lo tanto, creo yo, un buen contra-argumento metodológico. Noto que ud. contrapone el método cualitativo-hermenéutico, “de contenido” digamos, contra el que Hayner deja bozquejar muy sumariamente en su breve informe. En pocas palabras: El tipo de comparaciones como las de Hayner pueden prescindir metodológicamente de los análisis “de profundidad” y viceversa (hay métodos mixtos, pero no es por ahora el caso). No es, pues, un buen punto de fuerza argumentativo en este caso insistir en el valor del contenido o los alcances del informe final, cuyo criterio hermenéutico no es válido para el primer tipo de análisis mencionado y tampoco (este es mi punto de vista personal) para el objetivo político-militar de este tipo de instituciones.

    saludos

  • Gonzalo Gamio

    Efectivamente, los dos enfoques son complementarios. No creo que un estudio cualitativo sustituya a uno cuantitativo. Se trata de niveles diferentes. Lo que sí pienso es que el cuadro de S. Rendón / Hayner está incompleto; sólo podemos afirmar que la CVR salió “cara” o no si es que introducimos más variables. No sólo el resultado, sino las actividades realizadas (audiencias públicas, etc.) y particularmente las tareas de las comisiones de la verdad a la luz del mandato que les dio vida.

    Saludos,
    Gonzalo.

  • Erich Luna

    Yo también creo que ambos enfoques son complementarios. Lo que me gustaría saber es si es que la “acusación” hecha, en base a esos cuadros, de que la CVR de Perú es muy “soft”.

    Y es que, parece ser que la crítica es que las demás CVRs, casi por norma, parecerían dar como resultado una mayor cantidad de víctimas al Estado, mientras que la nuestra reparte más víctimas a la subversión. Lo curioso es que Correo rescata lo costosa y problemática que es, según Rendón, pero para una causa totalmente opuesta: la de dar a entender que se le usó para repartir culpas, cuando la tesis que se quería presentar era esa, pero de modo completamente opuesto: la CVR sería muy condescendiente con el Estado, aunque nuestra “derecha” no lo crea.

    Me gustaría saber qué defensa hay de las extrapolaciones y de este resultado, que desde la visión anterior, sería “inesperado” o “curiosamente contra intuitivo”.

    Muchos saludos,

  • Raul

    Y por qué no hablan de los derechos humanos de los trabajadores de la PUCP que todos lo0s días son violados. Ningún filósofo de la PUCP (es decir, no son filósofos en realidad) se pronuncia, citan a Marx, pero no recuerdan la plusvalía, a Nietszche, pero son cobardes para reclamar justicia a su papá Lerner o Rubio.
    Saludos

  • Erich Luna

    Hola Raúl
    No se habla de la situación de los trabajadores de la PUCP porque el tema del post es el libro de Gonzalo Gamio que no trata de eso, basta una mínima comprensión de lectura para entender eso. Es obvio que la situación laboral de los trabajadores en la PUCP no es idílica y que hay mucho por hacer, pero me gustaría saber qué universidad peruana consideras que realiza el ideal con el cual enjuicias a la PUCP. ¿Las otras universidades privadas? ¿Las universidades-empresa? ¿Las universidades nacionales? ¿Las universidades de provincia? Me intriga saber dónde se encuentra ese paraíso.

    Yo cito a Marx cuando lo creo necesario y sí recuerdo el término “plusvalía” (que asumo tomas de la traducción de Roces o de algún manual de marxismo, cosa que sería bastante repudiable). Lo que no entiendo es para qué la invocas. Te sugeriría la expresión “plusvalor”, me parece más acertada para traducir Mehrwert. Asumo que para invocar ese término habrás leído, por lo menos, el primer tomo de El Capital completo. A menos que seas tan brillante que no lo necesitas, es decir, que seas un “VERDADERO FILÓSOFO”, de esos que saben todo sin leer, espontáneamente brota de ellos la sabiduría.

    ¿Considerarías acaso las relaciones sociales de los trabajadores no docentes un “calco” de la situación de las fábricas inglesas?

    Sobre Nitezsche, deberías revisar un texto que podría ayudarte: El crepúsculo de los ídolos. Asumo que no lo conoces, por cómo escribes. Ahí, en la sección “incursiones de un intempestivo”, Nietzsche tiene un pequeño apartado titulado “la cuestión obrera”. Creo que aclararía mejor la impertinencia de Nietzsche para exigirle justicia social a los trabajadores de la PUCP.

    Marcial Rubio es el actual rector y Salomón Lerner es rector emérito. Ambos son profesores bastante buenos. Obviamente no avalo todo lo que sus gestiones, en un caso, hacen y, en el otro, han hecho. Pero eso es lo bueno de una buena universidad: es posible la discrepancia. Y eso significa que no acepto todo lo que dice la universidad cómo si fuese partido autoritario. De hecho es bueno no hacerlo para trabajar mejor por ella misma.

    Finalmente,¿Quiénes son los “verdaderos” filósofos vivos del Perú? Me muero de ganas por conocerlos.

    Muchos saludos (y muchas gracias por participar, sigue haciéndolo),
    Erich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: