¿Qué significa ser “revolucionario” hoy, según Slavoj Žižek?

Lo que sigue es una conferencia de Žižek, medianamente reciente (julio 2009), acerca de lo que significa ser revolucionario hoy. Me ha parecido muy interesante e inspiradora. La comparto con del fin de difundirla y discutirla. Creo, igual que Eduardo (a quien también le gustó), que es necesario pensar la revolución (con todo lo compleja que es dicha frase).

What does it mean to be a revolutionary today?

Žižek empieza la conferencia con una cita de Adorno. La cita supone una crítica a la obvia y común pregunta concerniente a qué es lo que nos podría enseñar o decir un filosófo muerto (el caso del texto de Adorno es Hegel). Žižek quiere que pensemos de esta manera no únicamente con el caso de los filósofos y pensadores, sino también con el sentido propio de la palabra “comunismo”. No debemos pensar si es que el ideal del comunismo podría ser “aplicable” a nuestro mundo contemporáneo. Lo que debemos hacer es preguntarnos cómo nuestra situación puede verse y comprenderse desde la perspectiva del ideal comunista, que es pensado como eterno (en el sentido en el que Alain Badiou habla de eternidad). Su potencial no debe ser el de poder aplicarse a todo los casos, sino el de poderse reinventarse en cada nueva situación.

Esta reinvención debe llevarnos a la creación y no a la nostalgia de lo que fue o de lo que pudo ser (socialismo de Estado, Estado de bienestar, democracia directa).. Tampoco debemos caer en la nostalgia de lo que sucede en otro lugar, una nostalgia que Žižek considera presente, usualmente, en los intelectuales de izquierda (Rusia, China, Cuba, Latinoamérica). Žižek piensa que lo mejor que la izquierda puede hacer para contribuir con los gobiernos latinoamericanos de izquierda (según él, por ejemplo el de Chávez) es ser duramente críticos cuando sea necesario. La nostalgia tampoco debe verse, en el caso de naciones colonizadas, como un regreso a cierto “paraíso premoderno” (por ejemplo, los incas). Žižek piensa que no se trata de eso, sino de ser modernos (en el sentido en que concibe dicho término).

Ser un revolucionario para Žižek tiene como primera tesis esencial el ver el principal problema en el capitalismo como tal, en su totalidad. La última meta es la superación del capitalismo, es la clausula no negociable. Žižek critica que muchos izquierdistas ahora ya no quieran un cambio real, sino que más bien buscan una suerte de “capitalismo con rostro humano” (tolerancia, bienestar social, inclusión, etc.). Para Žižek tan utópico como regresar (en nuestro caso) a los incas, como pensar (como los liberales) que progresivamente las cosas irán mejor, gradualmente. También es utópico pensar que lo que la izquierda democrática y moderada (polémica con Caputo) busca en el capitalismo puede, realmente, ser obtenido y conseguido dentro del sistema capitalista. Los males que quieren superar son vistos por Žižek como síntomas estructuralmente necesarios e inherentes al capitalismo.

Žižek sí piensa que los revolucionarios de hoy pueden aliarse y unirse con los liberales para lograr objetivos comunes, como abolir el sexismo, el racismo, la discriminación, fundamentalismo, etc. Sin embargo, los revolucionarios no deben dejar de cuestionar a los liberales y señalar que ellos también tienen complicidad en muchos de los problemas que el capitalismo genera. Žižek pone como ejemplo el fundamentalismo religioso, cuyo ascenso surge con la integración de los países del medio oriente en el capitalismo internacional, erradicando sus partidos socialistas. Estados Unidos no puede verse como ajeno a eso, ya que su versión casera de los problemas de fundamentalismos del medio orienta se presenta bajo la figura Kansas.

Retomando la discusión, Žižek piensa que no debemos abandonar tampoco la termonología de Marx de “proletariado”. Lo que debemos hacer, según Žižek, es radicalizarla, comprender en toda su dimensión contemporánea lo que puede ser esta subjetividad sin sustancia. La crisis ecológica, nunca imaginada por Marx, puede verse desde esta perspectiva como un nuevo modo de proletarización (somos despojados de la substancia natural de nuestra existencia). La pugna por la propiedad intelectual puede verse también como un despojo de nuestra sustancia simbólica. Se trata de que llevemos la proletarización de Marx a nuevos niveles para constatar que lo que vemos ahora es mucho más apocalíptico, pero en un sentido “débil” (análogo al “comunismo débil” de Gianni Vattimo). Ser un comunista hoy empieza por identificar estas nuevas maneras de proletarización, mucho más radicales de las que Marx detectó, con lo cual dejamos de pensar si es que Marx era muy utópico para empezar a pensar en cómo nuestra época evidencia problemas mucho mayores. Por ejemplo, hoy el primer mundo está comprando las tierras más fértiles del tercer mundo (por 99 años). Un ejemplo es Korea del Sur con Madagascar.

Žižek sostiene que los liberales deben darse cuenta que incluso para conservar sus propios ideales, tales como la democracia, necesitan de la “hermandad” de los izquierdistas.

El chiste del final es absolutamente recomendable, creo que incluso serviría para ser más críticos con nuestra supuestamente lúcida y productiva izquierda, tanto política como intelectual.

La tesis undécima hoy debe ser: los izquierdistas “críticos” se han dedicado a empolvar las bolas de los que tienen el poder, de lo que se trata es de cortárselas.

Anuncios

14 responses to “¿Qué significa ser “revolucionario” hoy, según Slavoj Žižek?

  • Carlos Henrique

    Yo quede decepcionado con la ultima parte de la conferencia, quando Zizek dice, despues de ser questionado sobre su perspectiva eurocentrica,que el único proyecto hoy é el de la modernidad europea.
    Me gusta mucho Zizek, pero si este és el horizonte último de sua visión de la transformación social, creo que tengo que releer sus intervenciones con una nova mirada.

  • Javier Urbina

    Querido Daniel:

    Te agradezco que nos compartas este video, es realmente inspirador. Personalmente tendría algunas cosas que decir al respecto.

    Pienso, con Zizek, que la militancia revolucionaria tiene que ser más radical de lo que ha sido la lucha de izquierda en los últimos años. Esta se ha visto circunscrita a la defensa de los excluidos en nombre de lo Derechos Humanos que supuestamente les corresponderían, pero que no llegan a representarlos. En tal sentido, la lucha se ha sostenido en el reconocimiento legal del excluido, en la reivindicación de su nominación ciudadana. Sin embargo, esta lucha por la defensa de los derechos siempre termina por particularizar la demanda y la lucha misma se fragmenta en pequeñas batallas circunscritas a identidades y comunitarismos diferenciados.
    Tal lucha es, en efecto, válida; no obstante, requiere un giro más.
    Sostener la categoría universal vacía de “clase proletaria” implica la unificación de las luchas fragmentadas por la dialéctica de la inclusión/exclusión en un significante sin referente (la pura presentación de un nombre) que sostenga el enfrentamiento en el antagonismo inherente a toda condición estatal dada: clase dominante y clase proletaria, normalidad y singularidad (Badiou).
    Así, pienso que el giro propiamente revolucionario radical que requieren las luchas reivindicativas apunta a universalizar las luchas fragmentadas desde la singularidad excepcional de sus demandas, sin que por eso ellas queden subsumidas en un ideal generalizador (lo cual nos lleva a los desastres del pasado).
    Pienso aquí en el axioma de igualdad que Badiou nos propone, entendiéndolo no como un programa de lucha sino como la condición a priori de toda revolución posible.
    Esto existe, no es pura teoría. En estos últimos días, en un seminario organizado por el movimiento de niños trabajadores lo he visto en acción. Y es cierto que el espíritu militante se nutre de optimismo cuando uno ve que efectivamente, aunque distintos en nuestras líneas de acción, todos aquellos que creemos en la libertad nos dirigimos al mismo lugar.

    Seguiremos conversando.

    Javier Urbina

    PD: Esta bien que sea un revolucionario y todo eso, pero porque alguien no le regala un jabón y un peine a Zizek????

  • Erich Luna

    Hola Javier
    De hecho creo que lo que mencionas es interesante: la unificación bajo la noción de prolteariado, buscando no caer en diferenciaciones que impiden grandes cambios.

    Lo que me parece interesante es como Žižek busca radicalizar el concepto de proletarización, en nuevas manfiestaciones contemporáneas. Creo que esa manera de profundizar y radicalizar conceptos marxistas es mucho más fructífera que la idea tradicional de “receta de cocina” que se aplica a todos los casos.

    Sobre como se vincula esto a la relación singularidad, normalidad y excrecencia, creo que me es complicado decir algo al respecto. En todo caso, hasta lo que hemos visto juntos, sí debemos pensar en ciertas condiciones de unificación. La cuestión, en relación a Žižek-Badiou es dónde situar la política como tal. Porque Badiou no la pone en el Estado (meditación 9) y Žižek no estoy muy seguro, ya que su espíritu revolucionario es ahora más “pesimista” (inevitable, pero por causas ecológicas, etc.).

    Saludos,
    Erich

    • jorge

      hola

      personalmente estoy muy de acuerdo con zizek en la necesidad de reinventar el marxismo y coincido con él en la mayoría de sus propuestas. sin embargo, me queda la duda de si ampliar el término de proletariado es una forma de radicalizarlo. no estoy de acuerdo con la idea de ortodoxia en le masxismo pero creo que deben mantenerse algunas nociones originales de marx:entre ellas la idea de explotación, la idea de enajenación, y obviamente la categoría de proletariado y burguesía. en este punto yo mantendría la noción de proletariado como un sujeto resultante de una relación particular de producción. ampliar dicha noción hacia otros criterios empíricos corremos el riesgo de proletarizar sujetos que históricamente no constituyen una fuerza política revolucionaria ni capaz de hacerse cargo dela division social del trabajo. creo que hay que ser cautelosos con esto, laas voluntades revoluconarias son muchas más que los proletarios, pero las reaccionarias son muchas más que las burguesas.

  • Slavoj Žižek – Living in the End Times (2010) (2) « Vacío

    […] Para Žižek la situación en Afganistán expresa el síntoma de la política de Estado de EEUU. Normalmente Afganistán es percibida como la representación de lo que es una sociedad fundamentalista, en lo que respecta a oprresión religiosa (especialmente en el caso de las mujeres). Žižek nos pide recordar como hace 40 años Afganistán era el país más secular y tolerante de los países musulmanes del Medio Oriente. Tenía un muy fuerte partido comunista local. La lección es esencial: el fundamentalismo religioso que asociamos a países como Afganistán no es un remanente de una era “oscura” o “pre-moderna”. Es todo lo contrario. El fundamentalismo, tal cual lo conocemos, es también algo que ha sido, en lo esencial, generado por el proceso global del sistema en su conjunto. Esta idea también ha sido presentada en la conferencia “¿Qué significa ser revolucionario hoy?”. […]

  • Slavoj Žižek – Living in the End Times (2010) (3) « Vacío

    […] se oponen (sus opiniones sobre los liberales de izquierda también son tratadas en la conferencia “¿Qué significa ser revolucionario hoy?”). Para Žižek, por eso, lo que vale la pena salvar del liberalismo solamente podrá ser salvado, […]

  • juan alejandro

    Saludos !!!
    serìas tan amable de pasarme el nombre del libro de Badiou al cual te refieres en el comentario.

    • Javier Urbina

      Juan Alejandro, no sé si te refieres a Daniel o mi. Así que responderé por las referencias en mi comentario.

      Concretamente son dos los libros: “Condiciones” de Alain Badiou, la conferencia Filosofía y Política especialmente; y “El Espinoso Sujeto” de Zizek, sobre todo los capítulos 3 y 4 sobre Badiou y sobre la subjetividad política.

      Ojalá te sirva.

      Javier Urbina

  • Javier Urbina

    Me olvidaba… Jean Copjec tiene un ensayo muy bueno en “Imaginemos que la mujer no existe” donde también plantea el axioma de la igualdad de Badiou.

    Javier

  • diaguita

    quien tiene este video subtitulado en español que por favor lo suba

  • Sebastian Vivint

    Eo!… ya subtitulé el video! =)

  • sintetista

    Indudablemente que Zizek, es re-volucinario. Sigue viviendo los años 50 donde los re-volucionarios eran mas creíbles porque al menos algunos se jugaban el pellejo en cambio ahora nos hablan estos re-volucionarios de “cambio” y pactan con las trasnacionaes, piden “socios t patrones”, suplican inversiones ¿capitalistas? de modo que es utopía judía creer en los revolucionarios y su re-troceso llamado re-volución harán algo por este mundo. Solo un judío o a un judaizado gentil puede todavía ocurrirsele tener esperanzas en los re-volucionarios y de paso ser creyente de la Biblia o Tora. Encima sugerir que sean mas duros en sus critica, que busquen el cambio real, resulta que Zizek no sabe ni diferenciar que es “cambio y que Idex-transformación”.
    Yo no entiendo que es ser ¿verdadero? revolucionario y si hay algunos que son ¿verdaderos? es que hay otros falsos. Sigue Zizek en la dualidad u la eterna cantaleta de los contrarios. No sabe hacer “síntesis”. No tiene nociones. Sigue bucando contra-pesos y así con esas ideas nunca llegaremos al Cosmos.

    Mi aporte a los re-volucionarios para que pongan a “sintetizar” sus ideas.

    http://revolucion-embaucativa.blogspot.com/

    __IDEXNAMI__

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: