Notas sobre el concepto de filosofía en Heidegger (1927)

9788481643992Dentro de los pocos cursos de Heidegger que he revisado, principalmente los cursos de Marburgo de la década de 1920, debo decir que el curso Los problemas fundamentales de la fenomenología, de 1927, es quizá el mejor. Y es que este curso es considerado como la tercera sección, nunca publicada, de la primera mitad de Ser y tiempo. El propio Heidegger se refiere así a este curso en su ejemplar de Ser y tiempo de la cabaña que tenía en la Selva Negra. El curso tiene dos partes, en la primera se hace una interpretación fenomenológica de las cuatro principales tesis sobre el ser. En la segunda parte se hace un tratamiento fenomenológico de la temporalidad (Zeitlichkeit) del Dasein.

En la introducción, Heidegger hace una exposición de lo que constituye para el lo propio de la filosofía y de su método. La filosofía es ciencia del ser, no del ente (diferencia ontológica). Esto implica que la filosofía no puede darnos una concepción del mundo (Weltanschauung), ni normar posibilidades fácticas del Dasein humano. El método de la filosofía es el fenomenólogico, que busca describir el ser, los modos de ser, las estructuras de ser del ente. De ahí que la filosofía sea únicamente posible como ontología fenomenológica. Sobre este concepto de filosofía presente una breve ponencia en el Simposio de estudiantes de la PUCP del año pasado titulada: “La filosofía como ciencia crítica”, que me gustaría retomar, rearticular y profundizar, quizá para el congreso que se viene, si es que las condiciones son felxibles para los que no somos especialistas.

Creo que esta concepción del quehacer filosófico puede ser una variable importante a considerar, si queremos saber qué dice Heidegger acerca de lo que hace, más allá de que sea exáctamente así. Digo esto porque al escindir a la filosofía de las posibilidades ónticas del Dasein, la posición política cae fuera de ahí. Es decir, que Heidegger no sería nacionalsocialista, en cuanto filósofos, sino en cuanto Dasein fáctico, perteneciente a una época. Por lo menos no podría justificar su posición política filosóficamente, ya que esa no es una tarea filosófica. A lo más, la filosofía podría describir y tematizar la ontología de lo político, pero en vistas a abordar la pregunta por el sentido del ser en general. Preguntas ónticas como “¿Cuál es el mejor sistema de gobierno?”o pueden ser tratadas por la filosofía.

La conclusión es que Heidegger, si asumimos que hace lo que dice que hace, es nacionalsocialista no en cuanto filósofo. Los defensores de Heidegger quizá dirían que eso solamente concluiría que su filosofía no es necesariamente nacionalsocialista, ya que la filosofía no tiene una conexión  esencial con las posibilidades fácticas, de lo político, del Dasein fáctico. Eso es cuierto, su filosofía no debería ser, por lo menos en esta época, “incompatible” con otras posiciones políticas, como la “democracia”. Pero, lo que a mí me parecía importante es que se deriva lo contrario: que su filosofía no es “incompatible” con posiciones políticas como el nacionalsocialismo. Digo esto porque la posición política, de acuerdo a lo que Heidegger dice que es la filosofía, no tiene nada que ver con la filosofía.

No podemos tener un habermasiano nacionalsocialista, un arendtiano totalitarista o un marxista pro capitalismo. Sin embargo, heideggeriano podría ser compatible con “cualquier cosa”, ya que son posibilidades fácticas y ónticas del Dasein, lo que las hace no ser el tema de la filosofía, al punto de no poderse hablar de eso filosóficamente. Obviamente podemos tematizar la ontología política que se teje entre líneas en la obra de Heidegger, así él no sea consciente de ella o no quiera tematizarla. De hecho creo que esa es una tarea  mucho más rica y valiosa para los estudios heideggerianos sobre la conexión de la filosofía de Heidegger con el nacionalsocialismo y con la explicitación de la ontología política que está detrás. Pero si partimos de seguir lo que el propio Heidegger nos dice que hace, entonces tendremos que concluir, “sin sorpresa”, que Heidegger se adhiera al NSDAP, en cuanto filósofo. En cuanto profesor, amigo de Husserl (o lo que se quiera) sí puede causarnos indignación, sorpresa, resentimiento, perplejidad, etc.

La pregunta es entonces si estamos dispuestos a asumir la diferencia ontológica a cambio de escindir a la filosofía, en cuanto tarea, de la política en términos no ontológicos, sino del abordaje de preguntas y problemas cruciales, concernientes a las posibilidades ónticas y fácticas del Dasein.

Anuncios

5 responses to “Notas sobre el concepto de filosofía en Heidegger (1927)

  • Geviert-Kreis

    “Digo esto porque al escindir a la filosofía de las posibilidades ónticas del Dasein, la posición política cae fuera de ahí”.

    o más inquietante aún: cae fuera de ahí porque la posición política o la politicidad en sentido estricto, no está únicamente determinada por el ente, sino también por el ser. La facticidad adquiere una dimensión político-religiosa si se observa bien. No se olvide -me comenta un amigo filósofo – que el TIMEO era leido desde la ética (mucho ojo con las consecuencias de este comentario).

    “Es decir, que Heidegger no sería nacionalsocialista, en cuanto filósofos, sino en cuanto Dasein fáctico, perteneciente a una época”.

    Me suena como un rescate a la luz de lo anteriormente mencionado. Asumamos suavemente la inquietud.

    “Por lo menos no podría justificar su posición política filosóficamente, ya que esa no es una tarea filosófica”

    en efecto, por lo mismo extiendo la tarea al campo religioso y precisamente al campo de la teología-política (Schmitt).

    “A lo más, la filosofía podría describir y tematizar la ontología de lo político, pero en vistas a abordar la pregunta por el sentido del ser en general”.

    tal es el camino.

    “La conclusión es que Heidegger, si asumimos que hace lo que dice que hace, es nacionalsocialista no en cuanto filósofo”.

    se deduzca la respuesta con la lectura presentada líneas arriba.

    la frase “heideggeriano podría ser compatible con “cualquier cosa” no es muy bella, me conceda el juicio formal. Podemos concluir más bien con ese curiosa nota sobre el TIMEO platónico y añadir a la política la belleza. Más precisamente lo estético a lo ético. Expresado en sentido estricto, definitivo y último:kalokagathia.

    saludos,
    Giovanni
    Gk.

  • Geviert-Kreis

    “No podemos tener un habermasiano nacionalsocialista, un arendtiano totalitarista o un marxista pro capitalismo”.

    Me parece un buen rescate, por exclusión, de las propias convicciones mi estimado Erich. Para responder a esta frase, cosideremos primero la siguiente:

    “Pero si partimos de seguir lo que el propio Heidegger nos dice que hace, entonces tendremos que concluir, “sin sorpresa”, que Heidegger se adhiera al NSDAP, en cuanto filósofo”.

    o más bien tendremos que concluir, con más de una sorpresa, que Heidegger se adhiere al NSDAP, considerando este evento, en alemania, como algo más allá e inclusivo del Dasein factico y la “posición política”, como ya delineado en el primer comentario.

    En efecto y para comprender debidamente lo que quiero decir, es necesario considerar el diálogo del Rabí Jakob Taubes con Carl Schmitt sobre su “teología política de San Pablo”, donde se menciona precisamente a Heidegger y el NS. En otro texto, Taubes – como ya hicieron los italianos con el Fascismo (Felice, Gentile, etc) o E. Voegelin y Nolte por ejemplo – tratan de entender el fenómeno de los totalitarismos desde la fenomenología de la política y la religión. Para Schmitt, por ejemplo, (se lea mi post “dimensiones y esferas de lo político”), los totalitarismos forman parte del proceso de politización y absolutización de lo social en el aparato del Estado (este es el sentido preciso del término “Totaler Staat”, no el buonismo ético de la banalidad del “Bien” de la Arendt).

    Respondiendo entonces a la primera frase podemos concluir: habermasiamos nacionalsocialistas no hay sin duda, pero si habermasiamos de la ontologización radical de la “metafísica de la subjetividad” en clave sociológica y post-nacional, deterritorializada (se vea mi post polémico “guerra justa y guerra injusta”). Aredtnianos totalitaristas no hay, pero si municipalistas universalistas (otra vez el mismo post). Sobre el marxismo que no puede ser pro-capitalista es un sólo un mito ético de los nostálgicos pre-stalin. Si la posmodernidad, como el rococó, concede todas las licencias, no veo porqué no dedicarse a estos ocios del pensar.

  • víctor Samuel Rivera

    Estimado Erich;

    1. Me encanta tu blog. Recién hoy lo conozco (no soy muy bueno en la red, valgan verdades). Ojalá sea posible conocerte a ti.

    2. Leo esta frase: “Sin embargo, heideggeriano podría ser compatible con “cualquier cosa”, ya que son posibilidades fácticas y ónticas del Dasein, lo que las hace no ser el tema de la filosofía, al punto de no poderse hablar de eso filosóficamente”.

    La primera parte es impecable: “heideggeriano podría ser compatible con “cualquier cosa”, pues se trata del ahí mismo del ser-arrojado. El “Da” es el espacio de interpretación más originario, y es anterior a la particularidad del Dasein. En tanto el pensamiento es un acto de decisión, el Da es hondura de lo por-apropiarse. No consulta, pues sólo se reconoce ante el Dasein, que ya se la ha apropiado.

    Cuando “Da” es el ser, es también el límite del decidir y la decisión. Y es en tanto límite que puede pensarse. ¿Pero no es pensar el límite lo mismo que pensar filosóficamente?

    2. Hay una manera obvia en que no tiene sentido ver el aspecto filosófico del “Da”. No hay nada específicamente filosófico en lo ente mismo, pues el ente es lo no elaborado (lo no pensado). Pero: ¿Pensar el ser en su diferencia no a-sumir el ente? ¿Y entonces no es pensamiento? Sólo lo banal es inapropiable. Busca la diferencia, pues, donde no está lo banal. Y allí se asoma el ser. Todos sabemos donde no es que se asoma.

    Un abrazo.

  • ¿Qué es esto, la fenomenología? (1): Cuestiones preliminares « Vacío

    […] rasgos esenciales de la fenomenología y de su visión de la filosofía. He escrito ya un breve post, bastante general, sobre el concepto de filosofía que se va desarrollando aquí. Lo que quiero es […]

  • Patrick F. A. Salazar-Caso

    Hace ya buen tiempo que vengo leyendo a Heidegger, incluso a veces creyéndome ser ya un especialista, pero hasta ahora no me había percatado de esto. Buen post, Erich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: