La enseñanza de la filosofía en el siglo XIX (1)

por Erich Luna

Humboldt_Universitaet_BerlinUno de los temas por los que empecé a sentir interés, ya culminando el pregrado de Filosofía, fue el de la eduación. Dentro de este gran mundo, sobre todo lo referido a la enseñanza de la filosofía. Sin embargo, mi interés no era una cuestión “metodológica” sobre cuál sería el “mejor método” para enseñar. Lo que me interesa aquí es, más bien, como la propia enseñanza de la filosofía ha ido cambiando a lo largo de la historia, es decir, como la misma transformación de los pueblos, las sociedades, la historia, la política, la cultura y la filosofía, tienen repercusiones en la manera cómo es que enseñamos esta discplina. Lamentablemente, por cuestiones de tiempo nunca he podido entrar mucho en esto. Espero poder hacerlo, con mucho más detenimiento, más adelante.

Por suerte, navegando en internet encontré un texto de Ulrich Johannes Schneider titulado “Teaching the History of Philosophy in the 19th-Century germany“, que me llamó mucho la atención. El texto está en inglés, así que trataré de presentarlo y, de ser necesario, hacer algunas citas traducidas. Todo esto con el fin de poder hacer inteligible lo esencial del texto para alguien que no domine el inglés- Para quienes ya la dominen, el link es una invitación a su lectura y discusión.

[Las citas las traduciré después. Por cuestiones de tiempo solamente voy a copiarlas en el texo]

El texto se abre con la relación, que ya Hegel nos hizo ver muy bien en la Introducción a sus Lecciones sobre la historia de la filosofía, entre la filosofía y su propia historia. Esto se constata cuando nuestra propia formación en filosofía tiene que ver, fundamentalmente, con estudiar a los filósofos y grandes pensadores que nos han precedido. Incluso quienes niegan que la historia sea esencial, han pasado ya por ella. Sin embargo, Schneider quiere hacer una distinción esencial que suele confundirse. Quiere hacer una diferencia en dos acepaciones que suelen pasar por hacer filosofía históricamente. Hegel estaría en una acepción , mientras que Kuno Fischer y Eduard Zeller, por poner un par de nombres en ambos grupos, estarían en otra.  Todo esta reflexión y distinción estará enmarcada dentro del contexto del siglo XIX alemán, caracterizado por Schneider por ser una época de enorme producción en lo que concierne la a historia, a diferencia de las épocas precedentes (algo que, incluso, ha seguido en un aumento progresivo y cuantitativo hasta nuestros días). En cifras, Schneider nos pone lo siguiente:

“Quoting statistics I undertook several years ago, I can provide impressive numbers for the linguistic areas of German, English, and French. There were 120 German, 37 English, and 86 French authors writing book-length texts on the history of philosophy from 1810 to 1899. Even more telling is the number of works they produced: 155 titles in German, 56 in English, and 108 in French. Many German and French works, few in English, comprised more than one volume, and so we get 248 volumes in German, 77 volumes in English, and 165 volumes in French on the history of philosophy, and those were only first editions. (Überweg, with 8 editions before 1900, and Schwegler, with 15, have not been counted.)” (2)

Este incremento se debió al crecimiento de los centros educativos de los tres países, es decir, se necesitaba material para impartir clases de filosofía. Este primer caso es el un manual, de varios volúmenes, que tenía pretensiones más de tipo general. En un segundo grupo, Schneider nos habla de las historias que necesitaban de un aparato más filologio y erudito, con muchas más ambiciones de especialización. Tal es el caso, en la época, de la historia de la filosofía de Grecia y de Roma. Uno de los casos paradigmáticos es la historia de la filosofía, en cuatro volúmenes, de Zeller.

En el caso de la historia de la filosofía moderna, ya no se trataba de la presentación histórica de escuelas y pensadores. Más bien, de lo que se trataba era más de una historia de argumentos y del progreso de descubrimientos. Esta narrativa fue usada, por ejemplo, por los neohegelianos (tanto de derecha, como de izquierda). Tales son los casos de Feuerbach y Michelet. Otra narrativa fue la usada para abordar la historia de la filosofía desde ramas especializadas. Por ejemplo, historia de la filosofía del derecho, de la estética, de la lógica, etc.

Lo interesante es que la producción masiva de textos en la primera mitad del siglo XIX no fue igualada, en el mismo sentido, por la segunda mitad. Y es, la mayor producción en estos últimos cincuenta años se debió, más bien, a una reproducción (reimpresión, reedición) de lo ya escrito. Schneider sintetiza esta sitaución, a través de Schelling:

“There was no need for originality, but there was need for reliability. This tendency toward reproduction changed the character of philosophical historiography. When the young philosopher Schelling complained in 1798 that philosophy had become ‘a business of the learned,’ he was prematurely and out of philosophical disdain denouncing a phenomenon that manifested itself later much more visibly. Schelling lived long enough to witness his fear come true. By the beginning of the 1850s, shortly before Schelling’s death, scholarship had overtaken philosophy to such a degree that the Prussian minister Schulze complained in a private letter that nothing much seemed of philosophical interest anymore, except logic and the history of philosophy” (4).

La tesis central, aquí, de Schneider, es que se pueden distinguir dos tipos intereses en la historia de la filosofía: uno de tipo histórico y uno de tipo filosófico, cada uno con un campo y derecho propio, además de motiviación y métodos inhrentes a cada uno de ellos. Sin embargo, y esto creo que es lo más interesante, ambas lecturas de la historia de la filosofía son complementarias y pueden contrbuir una para con la otra. Esto significa que las contribuciones históricas pueden, eventualmente, llegar a ser contribuciones para la filosofía (y viceversa). Surgen aquí dos preguntas, según Schneider:

(1) ¿Es la historia de la filosofía una parte de la filosofía?

(2) ¿Hacer historia de la filosofía es una tarea del filósofo? Si lo es, ¿en qué sentido?

Schneider sostiene que la respuesta a (1) es que sí es la historia de la filosofía un parte de ella, del aspecto de la filosofía como disciplina académica. Esto es muy interesante e importante, que debe ser tenido a la luz de lo que Hegel y Wundt, dos grandes hitos del tratamiento de la historia de la filosofía, hicieron: ellos no escribieron, propiamente libros, sobre la historia de la filosofía, ellos dieron clases sobre la historia de la filosofía.

writing book-length texts on the history of philosophy from 1810
to 1899. Even more telling is the number of works they produced: 155
titles in German, 56 in English, and 108 in French. Many German and
French works, few in English, comprised more than one volume, and
so we get 248 volumes in German, 77 volumes in English, and 165
volumes in French on the history of philosophy, and those were
only first editions. (Überweg, with 8 editions before 1900, and
Schwegler, with 15, have not been counted.)
Anuncios