Montesquieu

Lo siguiente es el audio y la guía de la quinta sesión de prácticas del curso de Teoría política moderna del cual soy asistente este semestre. La idea de compartir estos recursos es triple: (1) poder hacer que estos recursos sirvan a un público más amplio; (2) que los propios alumnos del curso tengan estos recursos con mayor disponibilidad; y (3) el que una mayor exposición de estos recursos posibilite una discusión crítica constructiva que lleve a mejorar la propia clase y mis propias lecturas, con el fin de brindar un mejor curso cada semestre. No está demás decir que cada uno de estos textos y autores daría para muchas horas (o meses) de discusión  teórica. Sin embargo, las sesiones asignadas son de dos horas semanales. Al mismo tiempo, el curso está pensado para alumnos de sexto semestre, alumnos que recién están empezando sus estudios de especialidad de ciencia política. De ahí que los temas tiendan a tratarse con un tono más introductorio y general.

***

§ 1. Introducción.

“Montesquieu es un aristócrata francés que decide elaborar una obra monumental sobre la historia del Derecho y sus vinculaciones con la política. De los cientos de páginas de la obra que escribe, hoy muchas son obsoletas pero hay unas pocas (medio centenar y en especial las diez o doce que dedica ala Constitucióninglesa), que perduran y sientan las bases de uno de los puntos centrales del Estado: la teoría de la separación de poderes” (Rubio, 2009).

El gobierno existe para fomentar libertad, seguridad, goce, propiedad, bienes individuales.

El gobierno debía ser representativo, limitado y sin privilegios.

(La nobleza y el clero tenían privilegios significativos en la sociedad francesa.

Gran filósofo político de la Ilustración.

Explicación naturalista de las formas de gobierno, de las causas de su desarrollo y corrupción.

Vio siempre al despotismo como un peligro constante de los demás gobiernos.

Pensó que dividir el poder sería la mejor manera de prevenirse contra él.

Este es su aporte al diseño del constitucionalismo y las instituciones. En lo institucional, uno de los principales aportes va a ser la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) para crear frenos y contrapesos en el gobierno y la libertad este organizada.

Poder ejecutivo, legislativo y judicial unificados por un Estado de derecho.

Para reiterar, entonces: Montesquieu realiza el estudio empírico e histórico de casos particulares en busca de datos específicos a cada sociedad. En este análisis de sociedades, estudia las leyes que rigen a los pueblos para identificar la “Naturaleza de las leyes”.

Según Montesquieu cada sociedad se rige por determinadas leyes, las cuales pueden ser encontradas en el “Espíritu de las Leyes”. Las leyes físicas son determinadas por Dios así como las de las instituciones son determinadas por el ser humano.

Lo que se busca hallar son los factores que crean dichas leyes, siendo el pueblo en específico la base sobre la cual las leyes se crean y determinan.

§ 2. El espíritu de las leyes (1748).

 Objetivo de Montesquieu: explicar las leyes humanas y las instituciones sociales.

Problema: las leyes físicas son instituidas y sostenidas por Dios, pero las leyes, el derecho y las instituciones son creadas por seres humanos falibles.

Clave: las instituciones deben de adaptarse a determinados factores.

Las leyes se adaptan a determinados pueblos, a la naturaleza, al principio de cada gobierno, el clima de cada país, etc.

Montesquieu cree en que las leyes de varios pueblos pueden hacerse más liberales y menos arbitrarias.

Pero los cambios tienen límites si quieren ser efectivos, exitoso y viables.

 a) “Espíritu”.

 “Varias cosas gobiernan a los hombres: el clima, la religion, las leyes, las máximas del Gobierno, los ejemplos de las cosas pasadas, las costumbres y los hábitos, de todo lo cual resulta un espíritu general” (368)

 No se debe querer cambiar el espíritu de un pueblo con leyes que les sean ajenas.

 El legislador debe acomodarse al espíritu de la nación, mientras no sea contrario a los principios del gobierno.

 La comunicación entre pueblos hace que estos cambien.

El comercio podría ayudar a esto.

Este “espíritu del pueblo” debe empezar a como todas las tradiciones, culturas y hábitos inherentes a la comuna, son el marco general sobre el cual se realizan las reformas institucionales que determinarán las leyes y obligaciones que los ciudadanos deban cumplir.

Además de esto, es necesario notar que el contacto cultural con otras comunidades y sociedades puede cambiar el “espíritu del pueblo”, el cual está determinado por el clima y la geografía (pueblo más civilizado menos influenciado por el clima).

Para Montesquieu, en principio, no hay ni un buen ni un mal gobierno sino que este depende del contexto. No hay un único mejor gobierno.

Sin embargo, el simpatiza más con la Inglaterra de su época.

b) “Leyes”.

Las leyes humanas surgen de la naturaleza del hombre cuando éste actúa en unos medios particulares naturales y sociales.

“La ley natural consiste en aquellos derechos y deberes de los individuos o de las naciones que deben respetarse en todas partes por el bien que producen. En este sentido, la ley natural es natural a la humanidad. Pero no porque sea natural en el sentido de formar parte originalmente de la conciencia del hombre o de constituir en el origen un anhelo con fundamentos morales. Tiene dos aspectos diferentes: por un lado, el derecho a la propia conservación y libertad de los individuos y las naciones; por el otro, las obligaciones mutuas que vinculan a los miembros de la familia. Sólo éstos han de ser universales entre el género humano. En realidad, las diversas cláusulas de la ley natural difieren en el grado en el que son verdaderamente respetadas y también en el momento de su origen en la historia humana” (Lowenthal, 500).

La razón las establece en leyes positivas y difieren en base al contexto.

Montesquieu cree que las leyes humanas pueden ser violadas debido a la voluntad humana y la inteligencia limitada que los seres humanos poseen.

“Esa aptitud o relación de condiciones físicas, psíquicas e instituciones constituye ‘el espíritu de las leyes’” (Sabine, 424)

c) Conclusión.

Teoría sociológica del gobierno y del derecho.

La estructura y funcionamiento de ambos dependen de las circunstancias en que vive un pueblo.

Condiciones físicas, clima, suelo.

Influía en la mentalidad nacional, estado de las artes, comercio, modos de producción.

Temperamentos, disposiciones mentales y morales.

Constitución política.

Costumbres y hábitos.

Carácter nacional.

En una palabra, una forma de gobierno, dando a esta expresión su más amplio sentido, es un todo que necesita el ajuste mutuo de todas las instituciones de un pueblo para que  el gobierno pueda ser estable y ordenado” (Sabine, 422).

“Las leyes de cada nación tienen que estar relacionadas con su forma de gobierno, sus circunstancias físicas (por ejemplo: libertad, costumbres, comercio, religión). Y todas las relaciones que las leyes tienen o deben tener, consideradas en su conjunto, constituyen su espíritu (espirit)”.

[Tengan en mente este concepto de “espíritu” ya que será vital para luego entender mejor lo que Hegel entiende cuando piense a su Filosofía del derecho como un momento del “Espíritu Objetivo”]

“El espíritu general está constituido por el clima, la religión, las leyes, las máximas políticas, los ejemplos del pasado, las tradiciones, las costumbres. La razón no constituye el espíritu o la mentalidad de ninguna nación. Las naciones viven en función de la pasión y el prejuicio, no del entendimiento. Es posible la ilustración para hacer la vida humana menos bárbara o inhumana, pero aun tal ilustración debe apoyarse en una apelación a las pasiones, sean egoístas o piadosas y a los prejuicios característicos de la sociedad en cuestión” (Lowenthal, 504).

La finalidad práctica de Montesquieu era analizar las condiciones constitucionales de las que depende la libertad.

La libertad puede ser resultado de una organización adecuada del Estado y no de una moralidad cívica superior.

Dos objetivos entonces:

Comprender la diversidad de leyes y costumbres (leyes no escritas) (propósito teórico).

Ayudar al gobierno sabio, sea donde sea que éste se encuentre (propósito práctico).

§ 3. Tipos de gobierno.

Formas de gobierno (no se distinguen en función de la virtud del soberano, a diferencia de Aristóteles).

Distingue entre:

Naturaleza: lo que le hace ser tal, la estructura particular.

Quién gobierna y cómo lo hace.

Principio: lo que le hace actuar, las pasiones humanas que le ponen movimiento (se trata de lo que debería haber, más allá de si de hecho lo hay o no).

 Las “pasiones” que lo mueven.

Para Montesquieu, cada tipo de gobierno tiene un “principio” distinto que hace que la sociedad y las características del régimen sean distintas las unas de las otras, es decir, se opone a la continuidad cíclica de los tipos de gobiernos. El “principio” es entendido, como lo que mueve a actuar a los ciudadanos en cada tipo de gobierno.

§ 3.1.  Republicanismo.

Se trata de que el pueblo en cuerpo o ciertas familias tengan el poder soberano.

§ .3.1.1. Democracia.

Se necesita de la virtud política (virtud cívica, espíritu público).

Amor a la patria, deseo de gloria auténtica, renuncia de sí mismo, sacrificio.

Se requiere que los ciudadanos cumplan las leyes. Se encamina al bien general.

Sin ella surge la codicia.

Alto grado de voluntad o dedicación al bien común.

Patriotismo

Amor a la república y a sus leyes.

Probidad, templanza, valor, ambición patriótica.

Grandeza moral de sus ciudadanos.

Deben poder elegir el Senado y los magistrados.

Primacía de lo público por sobre lo privado.

Esto no es natural.

De ahí que la educación sea lo esencial.

Pequeño territorio con no mucha desigualdad entre los ciudadanos.

[Resumen: En este tipo de gobierno el principio es la virtud política. El amor a la patria, el deseo de gloria autentica para el régimen y que prime lo público sobre lo privado es sobre lo cual cada ciudadano debería regirse y lo que debería buscar. Para lograr dichos objetivos se necesita que exista una buena educación en busca que el ciudadano común priorice dichos puntos antes que los intereses personales]

Es necesario que la democracia se dé en un territorio pequeño y con poca población ya que la democracia es entendida totalmente como participativa, según Montesquieu.

Solamente puede subsistir en “ciudades-Estado” pequeñas.

Se necesita de cohesión para que prevalezca el interés público por sobre el privado.

Para luchar, pueden confederarse con otras repúblicas.

En la sociedad, además, no deben existir grandes diferencias entre los habitantes, ya que esto degeneraría en conflictos y clases sociales en choque.

La soberanía del régimen reside en la totalidad del pueblo y para esto el pueblo debe ser lo más homogéneo posible.

“Para conservar la virtud deben evitarse los extremos de pobreza y riqueza, estableciendo mínimos y máximos legales a la posesión de la propiedad” (Lowenthal, 490).

Se trata de una cuasi igualdad.

[Rousseau también va a pensar algo similar. Lo veremos en su momento]

El pueblo soberano delega la autoridad para hacer lo que él mismo no puede hacer.

Elige (pero también hay sorteo para cargos) un consejo o senado que prepara la legislación y que los ciudadanos aprueba.

Discierne cuáles son los mejores magistrados que deben gobernar.

No todos son elegibles para los cargos militares y civiles superiores (los pobres).

Los cargos no serían remunerados.

Los tribunales populares se hacen por sorteo entre los voluntarios (sean pobres o ricos).

Alto grado de libertad y seguridad bajo la protección de la ley.

También se requiere de la mutua vigilancia de todos en lo que concierne a la conducta.

Es más compatible con la religión y la moral pagana (el clero independiente se ve como un Estado dentro del Estado).

Ejemplos: Atenas, Esparta, Roma (la última república).

Problema: se genera mediocridad intelectual y artística.

Se impide un desarrollo mayor de los talentos humanos.

[Como ven, este concepto de democracia no tiene que ver con nuestro concepto de democracia liberal, representativa, procedimental moderna. Es una noción que busca aludir (de manera idealizada y “nostálgica”, las más de las veces) a Grecia y a Roma. Es la idea de una democracia directa, participativa, propia de una πόλις, de una comunidad política pequeña]

§ 3. 1.2. Aristocracia.

También se requiere la virtud, pero no de manera tan absoluta (hay cierta desigualdad entre los nobles y el pueblo).

Con sus leyes puede más fácilmente reprimir al pueblo.

Pero se debe impedir el abuso.

La nobleza no debe tener determinados poderes.

Ejemplo: cobrar impuestos.

Principio: La moderación de la nobleza es la clave.

En la aristocracia, a diferencia de la democracia, pueden existir diferencias entre los ciudadanos.

Los nobles son los que gobiernan y al menos entre ellos debería de existir cierta igualdad para que nadie ejerza mayor fuerza sobre los demás y sobre el pueblo.

En este régimen se puede reprimir y controlar al pueblo pero sin llegar al abuso de fuerza.

Este gobierno, necesita de virtud igual que la democracia pero en menor medida. En términos del autor “la moderación es, pues, el alma de estos gobiernos”.

Solamente una parte del pueblo es soberana.

Ejemplo: antigua república romana.

Depende de la desigualdad política y económica entre los nobles soberanos y el pueblo que no tiene posibilidad de participación.

Es difícil que los nobles identifiquen su interés (particular, privado) con el interés del pueblo (público, común).

Principio: moderación en los nobles.

Que no se busque una superioridad desmesurada.

La aristocracia es más saludable mientras más se tenga un mayor número de nobles y un número menor de pobres.

§ 3.2. Monarquía.

El príncipe tiene el poder soberano y lo ejerce según leyes establecidas.

Depende de la fuerza de las leyes.

Con menos virtud se hacen grandes cosas.

Es difícil que el pueblo sea virtuoso en una monarquía.

“La ambición en la ociosidad, la bajeza en el orgullo, el deseo de enriquecerse sin trabajar, la aversión por la verdad, la adulación, la traición, la perfidia, el abandono de todo compromiso, el desprecio de los deberes de ciudadano, el temor de la virtud del príncipe, la esperanza de sus debilidades y, sobre todo, el ridículo de que siempre se cubre a la virtud, constituyen a mi modo de ver el carácter de la mayoría de los cortesanos en todas partes y en todas las épocas. Ahora bien: es muy difícil que no siendo honrados la mayor parte de los ciudadanos principales de un Estado, los inferiores sean hombres de bien; que aquéllos engañen y éstos se conformen con ser engañados (65)”.

En lugar de la virtud, el “resorte” (principio) es el honor  (algo más natural que la virtud).

Se trata de preferencias y distinciones.

La ambición hace que cada uno busque su propio bien y que por ello, indirectamente, se encamine al bien común.

El príncipe es ilustrado y sus consejeros son hábiles y expertos.

Gobierno sujeto a leyes con poderes intermedios (nobleza, municipios).

Lo que creía que era Inglaterra.

[Resumen: En dicho régimen gobierna el príncipe sobre las leyes establecidas. El príncipe no es todo poderoso. No es necesario que el pueblo sea virtuoso ya que está bajo el dominio del príncipe y las normas a las que se sujeta este. Lo que mueve a la monarquía es el honor, los deberes y el respeto. El honor puede llevar a dar las mejores acciones y junto con las leyes establecidas puede dar un buen gobierno. El príncipe debe ser ilustrado y debe tener buenos consejeros ya que sobre él recae todo el aparato político]

Gobierna una persona de acuerdo a leyes fijas y establecidas.

Debe haber poderes intermedios entre el monarca y el pueblo, de ahí la nobleza la Iglesia y los concejos.

También un parlamento que sea un depositario o guardián de las leyes (Inglaterra).

Combinar los poderes generaría despotismo.

“La ambición de distinguirse, propia de todas las clases e individuos, provoca conductas que redundan en el beneficio público a pesar de tener como propósito sólo el bien privado o egoísta. Además, el código de honor establece límites no oficiales a la arbitrariedad tanto del rey como de los súbditos” (Lowenthal, 493).

Privilegios y propiedad hereditaria a la nobleza.

Más propensa a la guerra y a la conquista.

Territorio más grande.

Expansión inmoderada: propicia el poder despótico.

“En general, la monarquía es menos moral, menos justa y menos estable que la democracia. Debe asegurarse inmensas desigualdades hereditarias. Empero, es compatible con (y la necesidad incluso) una estructura legal escrita y no escrita que proteja a la persona y su propiedad en su propia desigualdad” (Lowenthal, 494).

§ 3.3. Despotismo.

Uno gobierna según su voluntad y capricho.

No hay regles fijas, todo está sometido al capricho (los súbitos no son muy diferentes que esclavos).

Lo que se necesita es el temor.

Obediencia sin límites.

Como la propiedad no es segura, el comercio no florecerá y el Estado será pobre.

Como todo está sometido a su voluntad, no hay incentivos para que desarrolle inteligencia,.carácter, etc.

Delegará un gobernante y buscará placer (intrigas y problemas).

No puede confiar en sus militares (si son fuertes o débiles, en ambos casos hay problemas).

En el fondo: no vive más seguro que el pueblo.

Es difícil de cambiar y fácil de obtener.

Arbitrario y caprichoso.

Lo que temía para Francia.

Principio: temor o esclavitud de los súbditos.

Ejercicio de la fuerza bruta.

[Resumen: Para Montesquieu es el régimen más corrompido por el vicio puesto que es arbitrario a totalidad. En dicho gobierno no hay reglas fijas y la obediencia que los ciudadanos brindan al príncipe es ilimitada y por lo general influida por miedo. Los despotismos deben de influir miedo, el cual es su principio, en todo momento ya que si no es así pueden existir rebeliones por parte de los ciudadanos. El monarca actúa y vive según sus placeres y deseos ya que con esto reafirma que todo el reino gira en torno a él y las acciones están totalmente a su disposición. Se dice que la religión puede ser un límite al accionar del monarca ya que las leyes de la religión recaen tanto sobre los ciudadanos como sobre el monarca. Esto último no ocurre con el derecho natural ya que se entiende que el príncipe no es un hombre.

Finalmente, se dice que es más probable que los gobiernos se vicien y se conviertan en despotismos a que un despotismo se modere y se convierta en un buen gobierno. Hay que tener claro cuáles son las leyes bajo las cuales vive cada sociedad para determinar su grado de libertad y de acción]

Es el gobierno donde gobierna una persona de acuerdo a sus deseos, sin ley alguna.

Ejemplos: imperios de oriente y Asia.

Es el gobierno más inhumano, corrupto y “estúpido”.

§ 4. División de poderes.

La libertad

No es hacer lo que queramos.

Vivir bajo leyes que nos protejan y nos dejen un margen de libertad.

Confianza en que cumplir las leyes no nos hará daño.

La separación de poderes es clave.

No se debe legislar sobre “ofensas a lo divino” (Dios puede ciudarse).

La ley debe hacer fácil que uno pueda probar su inocencia (no leyes sobre brujería).

La Inglaterra moderna es el gobierno que tiene como principal objetivo a la libertad.

Libertad política: es el derecho de hacer lo que las leyes permiten.

Constitución equilibrada.

Sentido del ciudadano de seguridad legal.

[Recuerden que la relación entre necesidad, libertad y legalidad es compleja en la modernidad y mucho más en la Ilustración: la libertad no es “hacer lo que me da la gana”. Libertad es obrar de acuerdo a leyes. No ser esclavo de la naturaleza, de la pasión, de la animalidad, de la irracionalidad. Ser libre es obedecer a la razón, a la ley a lo racional. Si uno quisiera objetar esto diciendo que en este caso uno podría elegir entre “ser esclavo de las pasiones” o “ser esclavo de la razón”, pero esclavo a fin de cuentas, un ilustrado no entendería la segunda expresión. Pensaría que afirmar que uno es “esclavo de la razón o de la ley” es tan absurdo como lamentarse de ser un ser humano en lugar de ser un animal o un objeto]

Requiere de la separación de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial).

Deben estar en diferentes manos.

División de poderes:

Legislativo, ejecutivo y judicial.

Frenos y contrapesos.

Devino un dogma del constitucionalismo liberal.

Judicial:

Tribunales ad hoc compuestos por los iguales del acusado.

Los juicios deben estar precisados  lo más precisados posible por la ley escrita.

Legislativo

Dividido en dos mitades:

Representantes elegidos del pueblo (los de condición más baja no votan).

Representantes de la nobleza (linaje, riquezas, honores). Protegen sus privilegios.

Ejecutivo

Monarca.

Debe inspeccionar la ley y puede vetarla.

Sus ministros pueden ser observados y castigados por la legislatura.

Él no puede ser legalmente destituido.

Para que el ciudadano pueda disfrutar al máximo de seguridad legal se requiere de leyes adecuadas.

Son esenciales las leyes penales.

Son cuatro tipos de delitos. Contra la religión. Contra las costumbres. Contra la tranquilidad. Contra la seguridad.

La religión no debe ser la base de la ley civil.

La religión busca la perfección individual y las leyes civiles el bienestar de la sociedad.

Dios puede hacer cumplir su ley por sí mismo.

[Conclusiones]

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.510 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: