Maquiavelo II

Lo siguiente es el audio y la guía de la segunda sesión de prácticas del curso de Teoría política moderna del cual soy asistente este semestre. La idea de compartir estos recursos es triple: (1) poder hacer que estos recursos sirvan a un público más amplio; (2) que los propios alumnos del curso tengan estos recursos con mayor disponibilidad; y (3) el que una mayor exposición de estos recursos posibilite una discusión crítica constructiva que lleve a mejorar la propia clase y mis propias lecturas, con el fin de brindar un mejor curso cada semestre. No está demás decir que cada uno de estos textos y autores daría para muchas horas (o meses) de discusión  teórica. Sin embargo, las sesiones asignadas son de dos horas semanales. Al mismo tiempo, el curso está pensado para alumnos de sexto semestre, alumnos que recién están empezando sus estudios de especialidad de ciencia política. De ahí que los temas tiendan a tratarse con un tono más introductorio y general.

***

§ 6. El príncipe y Los discursos sobre la primera década de Tito Livio.

 “La enseñanza político-moral de los Discursos es fundamentalmente la misma que la de El Príncipe, pero con una diferencia importante: los Discursos plantean categóricamente el argumento favorable a la república mientras también instruyen a los tiranos potenciales sobre cómo destruir la vida republicana. Y sin embargo, casi no puede haber duda de que Maquiavelo prefería las repúblicas a las monarquías, fuesen tiránicas o no tiránicas. Detestaba la opresión que no es puesta al servicio del bienestar del pueblo y por tanto del gobierno eficiente, en especial de una justicia punitiva imparcial y discreta. Maquiavelo era hombre generoso, aunque sabía muy bien que lo que en la vida política suele pasar por generosidad las más de las veces no es más que un astuto cálculo, que como tal merece ser recomendado” (Strauss, 302).

 Lo que no aparece en El Príncipe es el entusiasmo de Maquiavelo por el gobierno popular (la República romana).

Pensaba que era impracticable enla Italiade su época.

 Pero su principal objetivo (al escribir El Prínicipe) era poder conseguir chamba. Por eso se lo dedica a los Médici.

El círculo de los amigos de Maquiavelo (con los que discutía de política. De esas discusiones compuso de Arte de la guerra) intento un complot contra los Medici. Maquiavelo se abstuvo de participar. Pero lo más importante que surgió de dichos intercambios fue la que algunos consideran su mejor obra: los Discursos sobre la primera década de Tito Livio.

Tito Livio: historiador romano. Maquiavelo se basa en su Historia de Roma, la toma como punto de partida.

El libro de Maquiavelo básicamente se ocupa de: La constitución del estado libre, el mantenimiento de la supremacía militar y de la cuestión del liderazgo.

¿Qué hizo Roma para poder alcanzar su grandeza y poder?

El interés de Maquiavelo es aprender del “caso romano” para poder pensar qué podría hacerse en su coyuntura política local.

Maquiavelo no estudia la política “porque sí” o por estudiarla con fines de mera erudición. Le interesa la “política de verdad” (recuerden que ha sido funcionario). Para él no tendría sentido un interés puramente académico en esto.

La tesis: si podemos determinar las causas del éxito de Roma, entonces podremos ser capaces de repetir los efectos benéficos.

¿Qué descubre? Las ciudades crecen en poder y riqueza cuando son libres.

Ejemplos: Atenas post-Pisístrato. Roma post-reyes.

Libertad de toda servidumbre política, sea ésta interna (tiranía) o externa (imperio).

Independencia frente a cualquier autoridad, con excepción de la comunidad misma.

Se trata de la libertad como autogobierno.

[Quizá acá podría haber un parecido entre Maquiavelo y Aristóteles, cuando éste último reivindica la autarquía (αὐτάρκεια) de la comunidad política (πόλις)]

Maquiavelo prefiere a las repúblicas porque se interesan por el bien común.

Los príncipes pueden beneficiarse, en cambio muchas veces, en perjuicio del pueblo.

¿Cómo adquirir y salvaguardar la libertad?

Siempre hay algo de buena fortuna.

Pero también virtú: la capacidad de enfrentarnos a las desgracias.

Disposición para hacer lo necesario para alcanzar la gloria cívica y la grandeza.

Sea algo “intrínsecamente” bueno o no.

Ello es algo central al liderazgo político.

Pero en la república también es importante que haya virtú para anteponer los intereses privados al bien de la comunidad.

La salvación de ésta al margen de la justicia e injusticia, misericordia, crueldad, ignomia, alabanza.

Salvar la vida y conservar la libertad por sobre todas las cosas.

Virtú como “patriotismo”.

¿Cómo inculcar la virtú en los ciudadanos?

Buena fortuna.

Un “padre fundador” (como Rómulo). El acto de establecer una república o un principado (quizá podríamos pensar en términos de la “institución de un orden político legítimo”) requiere de la virtú de un hombre vigoroso y no de las masas.

Dicha persona incluso es necesaria para salvar a ciudades que han degenerado en corrupción sistemática.

Pero, si bien una persona basta para organizar y establecer el gobierno, es imposible que dicho régimen perdure si es que depende únicamente de una sola persona.

Por eso para Maquiavelo la tarea clave es cómo establecer instituciones políticas que legitimen y funden un orden político que sea estable en el tiempo y que, de ser posible, busquen el bien común y la libertad de sus miembros (la república).

Los ciudadanos empiezan a corromperse cuando pierden interés en la política.

También si es que gobiernan, pero en provecho personal (anteponiendo sus lealtades partidistas y ambiciones personales).

Proyecto político corrupto: el que promueven hombres que buscan en la república más que el bien de ésta.

Constitución corrupta: en la que únicamente los poderosos pueden proponer medidas que, además, persiguen el beneficio particular.

Ciudad corrupta: donde los cargos no los ocupan los ciudadanos con más virtú, sino los que tienen más poder.

¿Cómo evitar la corrupción?

Es muy difícil o poco probable tener todo el tiempo un jefe con virtú o que los ciudadanos, de manera natural y espontánea, tengan virtú.

La manera más eficiente de incentivar que se comporten de manera virtuosa es a través del temor (que teman comportarse de otra manera).

Ejemplos: Aníbal, Manlio Torcuato.

Los individuos excepcionales con gran virtú también contribuyen a impedir la corrupción y el desastre. Características: Poder “desarmar a los envidiosos”, tener un “alto valor personal”, poseer profunda prudencia política y circunspección (para no ser engañados), tener un gran conocimiento de la historia antigua y de los asuntos de la actualidad.

También es esencial el orden, el régimen, las instituciones políticas, la constitución, la manera en la que se organiza a los ciudadanos.


§ 7. Religión.

Para Maquiavelo, un secreto de los romanos era que las instituciones religiosas pueden contribuir a la grandeza cívica.

Puede inspirar (o aterrorizar) a los ciudadanos para que persigan el bien común.

El patriotismo.

Ejemplo: Los romanos antes de la batalla anunciaban que los augurios eran favorables. Esto motivaba a las tropas a luchar con fe en la victoria segura. Incentivaba su virtú.

[Podríamos decir que, a diferencia de Marx, quien consideraba que la religión era (esperar que completen la frase, “el opio del pueblo”), Maquiavelo sostendría quizá que la religión es todo lo contrario. En lugar de generar en la masa pasividad, lo que hay es una motivación para la movilización. Podríamos decir, pues, que para Maquiavelo, la religión es, en realidad, la “coca” del pueblo]

Vemos que a Maquiavelo le interesa estudiar el papel que la religión tiene para con la cuestión política, al margen de si es verdadera o no.

El sentimiento religioso puede hacer a los hombres buenos, puede estimular al pueblo, puede hacer que los perversos se avergüencen.

Por eso es que el gobierno debe, pues, aceptar y aumentar lo que contribuye al bien de la religión, así piensen que la religión es en realidad algo falso.

Maquiavelo no piensa que cualquier religión da igual para estos fines.

Él considera que la religión romana debe preferirse a la cristiana.

El cristianismo: Glorifica hombres humildes y contemplativos. Desprecio por las cosas humanas, la grandeza de ánimo, la fortaleza del cuerpo. Esto es decadencia y ruina para las grandes naciones. Se destruye la vida comunal.

El precio que se ha pagado porque el cristianismo muestre “la verdad y el verdadero camino” es que se ha debilitado el mundo y se lo ha convertido en presa de los malvados.

Crítica a la religión cristiana:

Produce un carácter servil (humilad, abnegación, desprecio de lo mundano).

Genera pueblos débiles.

Afinidad con Nietzsche y su crítica al cristianismo como moral de esclavos/ siervos.

Frente a esto, Maquiavelo admira la virtud cívica de los antiguos romanos.

La religión pagana también ayudaba a esto (grandeza de ánimo, robustez, etc).

Pero: el gobernante no tiene que creer en la religión de sus súbditos, ni practicar sus virtudes.

[Contra: “se predica con el ejemplo”]

Es distinta la moral para el gobernante y para el ciudadano privado (podríamos decir que está “por encima” de la moralidad de los ciudadanos, “más allá del bien y del mal”).

§ 8. La importancia de las instituciones políticas.

Otra manera clave de inducir al pueblo a adquirir la virtú es a través del poder coercitivo de la ley, con el fin de incentivarlos a que persigan el bien común por encima de sus propios intereses.

Es importante que los grandes hombres, al fundar el orden político, establezcan buenas leyes (diseño institucional).

Ejemplo: Licurgo – Esparta (las leyes no se modificaron sustancialmente en 800 años).

Se hace presente a lo largo de su pensamiento, la idea de que cuando uno diseña leyes e instituciones debe presuponer, “metodológicamente”, que el ser humano es esencialmente malo, egoísta, interesado. En pocas palabras, hay que presuponer que el ciudadano no va a comportarse bien, o que no va a buscar, de manera libre y espontánea, el bien común.

No es que necesariamente Maquiavelo piense que el ser humano es malo por naturaleza, sino que metodológicamente es necesario pensar así para crear leyes que castiguen pero que también promuevan la virtud.

Y es que, como las buenas leyes, dan buena educación, y la buena educación promueve a un buen ser humano, será importante que el legislador suponga que los seres humanos son malos, ya que ello le permitirá hacer mejores leyes.

Suponer lo contrario es apoyarse demasiado en la confianza de contar con buena Fortuna.

Es necesario conocer las grandes leyes que hicieron los grandes hombres. Por eso es esencial, para Maquiavelo, el conocimiento de la historia. Debemos aprender cómo repetir lo bueno (y mejorarlo), así como aprender por qué se dio lo malo para evitarlo.

Maquiavelo sostiene que lo que enseña el estudio de las constituciones de los legisladores más importantes de la antigüedad es que todos se dieron cuenta que las constituciones “puras” (monarquía, aristocracia, democracia) son inestables.

De lo que se trata es de establecer una constitución mixta. Roma lo hizo y a ello debe en parte su grandeza.

[Para una presentación esquemática de dicho modelo, puede revisarse el capítulo respectivo de los Modelos de democracia de David Held]

Axioma de Maquiavelo: toda república posee dos facciones (primacía ontológica del antagonismo).

[Cfr., Lefort]

El pueblo y los ricos.

Ninguno debe obtener todo el poder. Si ello ocurre, la república se corromperá.

Un rico que se alce como príncipe: tiranía.

Un grupo de ricos que se alcen como aristocracia: oligarquía.

El pueblo alzándose democráticamente: “tiranía de la mayoría”

En cualquier caso, el bien común se subordinará a las lealtades de las facciones.

La solución que rescata Maquiavelo de la antigüedad: equilibrar las fuerzas sociales a través de leyes.

Que las facciones se vigilen mutuamente para evitar la arrogancia de los ricos y el libertinaje de los pobres.

De esta manera, solamente se aprobaran y promoverán leyes e instituciones que salvaguarden la libertad cívica y contribuyan a la virtud.

El precio de la libertad es una constante vigilancia.

Dentro de esta lógica, Maquiavelo piensa que la mejor manera de generar estabilidad política y prevenir la tiranía es que existan una combinación entre regímenes políticos y no solo un sistema de poder puro, es decir, un régimen mixto.

La estabilidad, según Maquiavelo, está en colocar frenos y contrapesos en la sociedad mediante este tipo de regímenes que tienen “un poco de todo” (tal fue para él la esencia de la grandeza dela Repúblicaromana).

Roma preservó, así, su libertad durante más de 400 años.

Riesgos para las repúblicas.

Peligro para las repúblicas: cuando denigran y muestran ingratitud a sus ciudadanos sobresalientes.

Es importante que exista la posibilidad de hacer acusaciones.

La autoridad dictatorial puede ser necesaria en algunos casos. Lo que debe buscarse es que no se abuse de tal poder.

Los ricos y el patronazgo.

Escrúpulos para hacer “lo necesario”: Soderini debía aniquilar a sus enemigos para preservar la república. No quiso ir en contra de la ley. No hay que tener escrúpulos cuando se hallan en juego las libertades de la ciudad.

Se necesitan, además, de instituciones militares y diplomáticas porque las repúblicas y principados se hallan en competencia hostil constante.

En relación a la importancia de poseer la fuerza prevalente, Maquiavelo da importancia a la idea “precursa” del Ejercito Nacional.

Se trata de preferir soldados que están dispuestos a morir por la tierra en la que han nacido, así como contener guerras civiles, luchar guerras externas, prevenir o detener insurrecciones.

Ello los diferencia de los mercenarios que dependen siempre del mayor postor y de la rentabilidad.

Maquiavelo: la mejor defensa es el ataque (expansionismo como forma de salvaguardar la libertad doméstica). Se necesita aumentar a los potenciales miembros del ejército. Conseguir aliados y estimular la inmigración.

Maquiavelo termina sus análisis contraponiendo la corrupción de Florencia con la virtud del mundo antiguo, viendo con angustia y desesperación las estupideces del régimen al que había servido.

§ 10. Conclusiones: Historia de Florencia y más allá.

Lorenzo de Médici murió 3 años después de que Maquiavelo le dedicó El príncipe.

Le sucedió su primo: el cardenal Giulio.

Más tarde se convertirá en el Papa Clemente VII.

Maquiavelo y él tenían un amigo en común, Lorenzo Strozzi. A partir de este “contacto”, Maquiavelo logró que le dieran un trabajo en el gobierno: escribir la Historia de Florencia. En dicha obra están presentes todos los temas de su teoría política.

[¡Hasta los grandes necesitan vara para obtener trabajo!]

Esta obra le ocupó a Maquiavelo el resto de su vida.

Pero la historia no es como la de ahora.

El propósito esencial de la historia, desde la visión clásica, es la de poder inculcar lecciones morales.

Reflejar el pasado de manera útil y provechosa, seleccionando lo digno de ser recordado (Salustio).

Darle importancia al estilo y a la dicción para las hazañas que se recuerdan.

Centrarse en los mejores logros de los antepasados para estimular a la gente a emular los gestos más nobles y gloriosos.

El objetivo de estudiar la historia es conocer lo que genera virtú en los hombres más sobresalientes.

[Pero como la Historia de Florencia era una historia de decadencia y ruina, Maquiavelo invierte a ecuación y hace una historia que nos estimule a evitar lo malo que ha pasado. Pero como dicho trabajo había sido hecho por encargo de los Médici, Maquiavelo tenía que “encaletar” sus críticas a dicho gobierno]

[En 1527 se dio en Roma un saqueo del ejército de Carlos V. Clemente VII huyó y, sin su respaldo, el gobierno de los Médici en Florencia se desplomó. 10 días después del saqueo de Roma se restauró la república y los Médici fueron exiliados. Lamentablemente, a pesar de que Maquiavelo era republicano, los jóvenes republicanos lo asociaron al gobierno Médici, ya que había estado trabajando para ellos. No pudo conseguir un puesto en el nuevo gobierno “anti-Médici”. Murio el 21 de junio y en su tumba puede leerse lo siguiente: “ningún epitafio iguala a tan gran nombre”]

“Maquiavelo concebía los factores morales, religiosos y económicos de la sociedad como fuerzas que un político inteligente puede utilizar en provecho del Estado o incluso crear en interés del estado, y ello no sólo invierte por completo un orden normal de valores, sino que invierte también el orden usual de la eficacia causal” (Sabine, 280).

Maquiavelo significa en la historia de la política moderna el origen de la concepción teórica de la política moderna misma.

La separación de la política como región ontológica autónoma (tanto de práctica, como de estudio).

Sobre todo de la ética.

Importancia de la observación y la historia.

Una concepción de la naturaleza humana marcada por la virtú y por la fortuna.

Una visión particular de la relación que guardan los fines y los medios.

La tesis de que una persona es mejor para fundar y reformar un Estado y un gobierno popular o más participativo es mejor para conservarlo.

La importancia de una primigenia unidad nacional (pueblo), con un ejército propio.

El fin de la política es la conservación y aumento del poder del Estado.

[Muchas de estas intuiciones serán radicalizadas mucho después cuando, a partir de los efectos de la reforma protestante y de la revolución científica, surja probablemente el acta de nacimiento más poderosa del Estado moderno en la obra anglosajona más grande de todos los tiempos (según John Rawls en sus Lecciones sobre historia de la filosofía política dictadas en la Universidad de Harvard en la última mitad del siglo XX): El Leviatán de Thomas Hobbes]

About these ads

2 responses to “Maquiavelo II

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.509 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: