Los anti-caviares son marxistas

Cada vez siento más interés en la palabra “caviar” (algunos también dicen “cívico”), por cómo se usa en nuestro medio. Muchas personas ya se han dedicado a reflexionar sobre la palabra (por ejemplo, Alberto Vergara). Aldo Mariátegui ha sido uno de los que más ha difundido su uso en los últimos tiempos. Todo termina siendo “caviar”. Es la palabra baúl perfecta (casi, como “huevada”), puede ser el insulto, la joda, la descalificación, la denuncia, la indignación, el resentimiento, etc, etc (¡Lo que usted decida! ¡Eso es!). Dentro se su infinidad de posibles usos (debido a su característica vaguedad), es el ad hominem definitivo para cualquier persona que, entre otras cosas:

(1) sea de izquierda (sea lo que ello signifique en este país) y no sea “pobre” (que sea de “clase media” o de “clase alta”),

(2) que no sea neoliberal, tanto en materia económica, como política,

(3) que defienda los derechos humanos,

(4) que no sea conservadora en materia política (más simpatizantes con la modernidad, la Ilustración y la secularización),

(5) que critique o denuncie la corrupción del gobierno, etc, etc (repito: ¡Hay infinidad de usos!).

Me interesa hacer un par de reflexiones sobre (1). Este quizá podría ser el “significado principal” de la palabra “caviar”. La idea es que tener cierta cantidad de dinero hace “inmoral”, “contradictorio”, “conchudo” e “hipócrita” (por usar algunos de los adjetivos comunes) tener posiciones políticas y económicas de “izquierda”. Desde una perspectiva teórica, lo que resulta irónico es que el argumento tiene esencialmente una matriz filosófica marxista (y en el sentido que los anti-caviares aborrecen, es decir, en el sentido de marxismo de manual ortodoxo) y estructuralista (en el amplio sentido en el que los politólogos usan la palabra).

Y es que, nuestros “liberales” (que deberían enfatizar la libertad individual, la agencia, la particularidad, la libertad, etc) consideran que no es racional (en el sentido de la “racionalidad económica” o “racionalidad instrumental”) tener determinados ingresos y ser de izquierda. No es una elección legítima o, en todo caso, es una elección inmoral. Y son estos dos planos los que me interesan: primero, que es “contradictorio” y segundo, que está “mal” (es “conchudo”, “hipócrita”). El primer plano es totalmente marxista: si perteneces a una clase social, deben alinearte con tus intereses de clase. Si eres rico, entonces votas por los intereses de los ricos. Si no lo haces, entonces eres un cojudo. Y acá entra el segundo aspecto: si no eres cojudo, entonces eres un conchudo porque vas en perjuicio del grupo al que perteneces (¡Un traidor “de-apellido-compuesto”!).

¿No resultad curioso que sean los anti-caviares (anti-marxistas por excelencia, supuestamente) los primeros en usar determinismos marxistas y estructuralistas simplones (tan simplones que ningún marxista o estructuralista serio usaría)? Y acá viene mi otro punto: los “liberales” suelen legitimar que sean los pobres los que podrían tener esas ideas “falsas”, “trasnochadas”, “populistas”, “autoritarias”, etc, debido a su “ignorancia” o “resentimiento” (¡Y algunos como García y PPK hablan de condiciones geográficas y climáticas!). Sin embargo, bajo este razonamiento, las personas que tienen acceso a educación y buenos recursos no deberían pensar así (y ello por lo que ya he venido diciendo: es contradictorio e hipócrita). Por eso es que una de las mejores universidades privadas del país, la Pontificia Universidad Católica del Perú, es considerada como la institución educativa que fabrica a los caviares de este país por parte de este sector (sobre todo en sus facultades de ciencias humanas y de ciencias sociales).

El error o contradicción que detectan es (a) buen nivel educativo (b) orígenes de clase media o alta y (c) posiciones políticas de izquierda. Lo que me gustará hacer es recordar a algunas personas que cumplen con estas características:  Marx (clase media), Engels (clase alta), Kautsky (clase media), Lenin (clase media), Trotsky (clase media). No digo que no existan intelectuales o teóricos marxistas que vengan de las clases sociales más bajas. Probablemente existan. Mi punto es que los más clásicos y relevantes teóricos (los que configuraron cierta ortodoxia) tienen orígenes, en su mayoría, de clase media.

¿El anti-caviar estaría dispuesto a decir que los principales teóricos marxistas son “caviares” también? ¿Cómo quedamos entonces? ¿Obreros organizados, sí, (argumento “ignorantes y resentidos”, pero comprensible), pero intelectuales militantes o activos no, (argumento “irracionales, contradictorios e hipócritas”)?

Mi punto entonces es el siguiente: un verdadero liberal no tendría que asociar ideas a estatus social o ingreso económico. Pensaría más en elecciones y creencias individuales. Podría pensar quizá que sería “irracional”, pero a nivel individual, ya que mide la racionalidad de la acción en términos de costo-beneficio. De esta manera sería “tonto” tener dinero y preocuparte de que los demás lo tengan, en lugar de velar por el aumento de tu propia riqueza. La persona tildada de “caviar” podría replicar que ella no lo hace buscando su propio beneficio: podría decir que cree en valores más elevados hacia los demás (como “justicia social”,” solidaridad”, lo que quieran). Su opción sería para él moral. Y acá es donde viene el siguiente asunto: el “liberal” no cree que la opción del “caviar” es verdaderamente moral. Cree que es hipócrita, injusta e inmoral. Cree que el caviar es una mala persona porque no hay correspondencia entre lo que cree y lo que hace, entre cómo vive y lo que predica.

El siguiente problema que se abre es, entonces, el que enfatiza lo moral: ¿es el “caviar” un inmoral por ser de izquierda y, al mismo tiempo, vivir bastante bien? Por lo pronto, lo que puedo ir adelantando es que la tesis central del anti-caviar es que, si bien el caviar dice que no es egoísta, en realidad lo es. Es un lobo con piel de cordero, o peor: “es un ser humano como nosotros, pero se cree santo e inmaculado”. Este problema será asunto de otro post. Por lo pronto, puedo ir adelantando de que la matriz filosófica problemática acá es de tipo kantiana (en su versión simple y de manual también). Es el “liberal” el que, en lugar de ser utilitarista a lo Stuart Mill, termina criticando al caviar por no tener algo análogo a la “voluntad santa” kantiana. El caviar, que se supone es un universalista, termina revelándose como el utilitarista, considerando que es mejor procurar más felicidad y bienestar para más seres humanos.

¿No se empieza a dibujar algo parecido a lo que Žižek sostiene en El sublime objeto de la ideología como lo esencial de la ideología? El anti-caviar se cree un buen liberal, cree (“en su cabeza”) en el rational choice y es un buen seguidor de Stuart Mill. Sin embargo, actúa como si fuese un marxista ortodoxo en materia social y como un kantiano “ortodoxo” en materia moral.

About these ads

16 responses to “Los anti-caviares son marxistas

  • Jose

    Mira, leyendo tu artículo me doy cuenta que tanto liberales como no liberales, han encontrado la forma de llenarse de plata a costa de los pobres o los tontos que les creen.

    En ambos casos los de las “ideas iluminadas” son gente de clase alta o media que tienen la idea revolucionaria, por eso hay pocos de clase baja entre los líderes, son algunos elegidos por los de clase alta o media para fijar en los explotados el sentido de pertenencia y el “sueño” del ascenso hasta el excelso parnaso de “los de las ideas”

    Ninguno hasta ahora ha logrado liberar a ningún hombre de lo que realmente le ata pues ninguno busca eliminar la injusticia de raíz sino cambiar de sitio las “situaciones injustas”

    • Erich Luna

      Hola Jose

      Gente deshonesta existe en todo lugar del espectro político. No creer eso sería ingenuo y en eso estamos de acuerdo. Por ponerlo en simple: hay tanta gente “buena” y “mala”, tanto en la “izquerda”, como en la “derecha” y el “centro”.

      Creo que lo de las ideas revolucionarias, iluminadas o emancipatorias buscaba contextualizarse. No me parece que únicamente se trate de “fijar ideas” en los explotados. Creo que es importante pensar en las condiciones de posibilidad para producir y generar esas ideas.

      Habrá que ver si puede surgir una posición que genuinamente busque la justicia para no caer en el cinismo político que parece caracterizar tu última tesis.

      Saludos y sigue participando,
      Erich

  • Susana

    Espero que regreses sobre la idea de “es un ser humano como nosotros pero se cree santo e inmaculado”. Sin olvidar otra caracterización del caviar: un sujeto culposo por su posición (en ese caso, podría pensarse que su opción es egoísta). Yo añadiría: hay algo que se revela en la posición del caviar que apela a la moral y que es incómodo para el sector liberal del que hablas. Eso quizá explicaría las reacciones violentas, el llamarlo traidor, hipócrita o inmoral. Su postura deja a los otros en offside, pero también pone en riesgo una ficción.

    • Erich Luna

      Hola Susana

      Comparto el interés sobre la expresión “es un ser humano como nosotros pero se cree santo e inmaculado”. Lo que buscaba con ella era mostrar cómo parece ser que el sector anti-caviar exige del caviar una santidad para ser lo que él (o se jacta de ser). Sin embargo, dicha exigencia está viciada porque el anti-caviar, al ser en buena medida un cínico moral y un cínico político, sabe que cumplir esa exigencia es imposible.

      Por eso el otro elemento que mencionaste está fuertemente relacionado con el anterior: la culpa.

      El punto crucial parece ser en la relación que puede o no haber entre la política y la moral.

      Saludos y sigue participando,
      Erich

  • El desenkantamiento del caviar y el análisis del anti-caviar « Vacío

    [...] pensar en algunas cosas ligadas a algunos aspectos filosóficos, casi al modo de mi post sobre los anti-caviares (que espero ampliar y profundizar más [...]

  • Raúl Zegarra

    Muy buen post, Daniel. Pones énfasis en cosas que no había visto contempladas en otros textos sobre el asunto, incluidos los míos. Hay un tema sobre el que quisiera que hagas algunas precisiones, te cito: “Es el “liberal” el que, en lugar de ser utilitarista a lo Stuart Mill, termina criticando al caviar por no tener algo análogo a la “voluntad santa” kantiana. El caviar, que se supone es un universalista, termina revelándose como el utilitarista, considerando que es mejor procurar más felicidad y bienestar para más seres humanos”. No estoy seguro de si llego a comprender tu punto en relación a la voluntad santa. Se supone que para Kant la voluntad santa representa una suerte de hipótesis medio imposible según la cual podría existir un individuo cuya voluntad coincide con el deber. Puesto en otra clave, lo que desea el sujeto es siempre el bien. Lo que no me queda claro es cuál sería la figura de la voluntad santa aplicada al caviar, a lo que se une mi duda respecto de cuál sería la objeción anti-caviar. Creo que aquí hay un cruce de planos o que no está claro o que al menos yo no llego a comprender.

    • Erich Luna

      Hola Raúl

      Yo estaba pensando el concepto kantiano de “voluntad santa” en la línea de lo que intuyes: una coincidencia espontánea, sin apremios (¡sin imperativo!), entre el querer y el deber.

      Lo que había tratado de presentar era la idea de que el anti-caviar exige voluntad santa o caviar. No hay “término medio” en esto. O uno vive por los pobres con voto de pobreza y hace todo por deber, o es un hipócrita aprovechado. O sea, trataba de mostrar que las lógicas de exigencia radical podían ser análogas. Sin embargo, y acá el anti-caviar parece un “dark kantian” es que el sabe que su exigencia es imposible, pero a diferencia de Kant, no pide que actuemos “como sí”. Lo que hace es asumir una posición cínica de rechazo al ideal.

  • rahi huertas

    En tu articulo pones lo siguiente: “la matriz filosófica problemática acá es de tipo kantiana (en su versión simple y de manual también). Es el “liberal” el que, en lugar de ser utilitarista a lo Stuart Mill, termina criticando al caviar por no tener algo análogo a la “voluntad santa” kantiana. El caviar, que se supone es un universalista, termina revelándose como el utilitarista, considerando que es mejor procurar más felicidad y bienestar para más seres humanos”

    En primer lugar, creo que no existe dicha problematica, porque la buena voluntad o “voluntad santa” segun tu version, (cito a Kant) “Es buena no por lo que efectue o realice, no por su actitud para alcanzar algun fin propuesto, sino unicamente por el querer, esto es, es buena en sí, y considerada por si misma,(…), con todo ella brillaria entonces por si misma, igual que una joya, como algo que posee en si mismo su pleno valor”. En segundo lugar, la universalidad no solo es valida para lo kantiano, tambien es una de las aspiraciones del utilitarismo como variante del hedonismo etico, o sea, busca la mayor felicidad general o goce solidario experimentado por personas autodesarrolladas y autonomas.Por lo tanto, la universalidad de la etica kantiana como la utilitarista, ya que la utilidad no puede añadir ni quitar nada a este valor (voluntad sana). En conclusion no existe esa aparente contradiccion, por tanto, no existe dicha problematica. Saludos

    • Erich Luna

      Hola Rahi

      No entiendo muy bien tu objeción. Recuerda que he estado aludiendo a las versiones de “manual” donde los antagonismos y oposiciones suelen ser más radicales y esquemáticos.

      La crítica anti-caviar exige desinterés y altruismo puro. Si no, de lo que se trata es de hipocresía.

      El caviar busca, se supone, mejorar la calidad de vida de las personas, lo cual es algo utilitarista. Le interesan los efectos y el bienestar.

      El punto de tensión es en la relación entre política y moral. Aquí el problema es ir más allá de una reducción de la política a la ética o de una autonomización de la política que termine en un mero pragmatismo.

      Quizá el pensamiento político posfundacional pueda echar luces sobre nuevas posibilidades para este atolladero.

      Saludos y sigue participando,
      Erich

  • 2 años en el Vacío: « Vacío

    [...] Los anti-caviares son marxistas [...]

  • christian cafferata

    dos cosas una el factor de la igualdad como formula para la relacion de buscar respeto ante los demas y otra la anecdota del documental sobre la vida de jesus de nazareth segun history channel q se relaciona con lo que dices sobre fijarnos en el contexto de la creacion de grandes ideas, ahora la figura de jesus , el carpintero……que era pobre , pero tenia oficio, en fin seria interesante ver si jesus era un caviar , plegandonos a la conceptualizacion prejuiciosa q se rige socialmente, argumentos de los anticaviares.

  • christian cafferata

    dos cosas una el factor de la igualdad como formula para la relacion de buscar respeto ante los demas …….viendose como nos gusta posicionarnos tan lejanos del otro…y otra la anecdota del documental sobre la vida de jesus de nazareth segun history channel q se relaciona con lo que dices sobre fijarnos en el contexto de la creacion de grandes ideas, ahora la figura de jesus , el carpintero……que era pobre , pero tenia oficio, en fin seria interesante ver si jesus era un caviar , plegandonos a la conceptualizacion prejuiciosa q se rige socialmente, argumentos de los anticaviares.

  • Las ciencias sociales ante lo políticamente correcto « Vacío

    [...] somos un país racista). El discurso anti-izquierda (y hoy también podríamos hablar del discurso “anti-caviar”) hace lo mismo (“X” es causado por la izquierda). Uno de los ejemplos elegidos para [...]

  • Mauricio Bouanchi

    DEFINICION DE CAVIAR:Dícese de aquel comunista ó socialista adinerado que vive del hambre, la ignorancia y la necesidad de la población, su reino es el caos y la anarquia social, su método es no hacer nada y su prédica es la utopía del asistencialismo a ultranza.

    Mas ejemplos sobre caviares en este enlace http://ridikuloperu.blogspot.com/2012/01/la-lacra-de-la-izquierda-caviar.html

  • Una Derecha “Marxista” « Nosotros Matamos Menos

    [...] Como sus acciones están marcadas por el determinismo histórico de la ortodoxia marxista, ellos creen que la base material determina la superestructura. “El ser social determina la conciencia social”, repiten como un salmo. En consecuencia -y como sus pares de la izquierda- desprecian y atacan a todo aquel que no sigue los intereses de su propia clase. A veces, con la razón. Pero generalmente lo hacen por pura reacción. Para estos liberales, el individuo no tiene agencia ni libertad de conciencia. [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.510 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: